cuba Vietnam Banderas 435x248

Hace 72 años Ho Chi Minh declaró al mundo la Independencia de Vietnam, e inmediatamente afirmó que esta no significaría mucho sin la libertad y la felicidad de cada uno de sus ciudadanos. 

Al decir del Embajador de la Nación Asiática en Cuba, Nguyen Trung Thanh, esa enseñanza es extraordinariamente importante.
   
Por ese motivo, explicó, cuando se aseguró la independencia, la reunificación como nación, vino de inmediato la búsqueda del desarrollo para alcanzar la felicidad del pueblo.
   
En 1986, dijo, comenzaron un proceso de renovación denominado Doi Moi.
   
Definir ese camino nos permitió lograr transformaciones relevantes en la configuración del panorama socioeconómico del país, aseguró.
   
Comentó que se puede hablar de un Vietnam proactivo que se desarrolla desde el interior, movilizando sus propias fortalezas, capacidades y potencialidades, a la par que transformaba las relaciones internacionales.
   
Hoy se puede escuchar la voz de Vietnam en la región asiática, en las Naciones Unidas y en el resto del mundo, reiteró.
   
Según el Embajador Trung Thanh, acercarse a la comunidad internacional les permite defender los objetivos comunes de mantener la paz, respetar las leyes internacionales y trabajar por el desarrollo sostenible.
   
Al hablar de Cuba y Vietnam su mirada se ilumina: ambos somos ejemplo de fuerza, dignidad, espiritualidad y éxito, expresó.
   
Nuestros países comparten los mismos principios de independencia y solidaridad con los oprimidos. Nos unimos en una lucha común contra el colonialismo y el neocolonialismo bajo la visión de dos líderes legendarios, el Comandante en Jefe Fidel Castro y Ho Chi Minh, resumió.
   
Los lazos históricos de hermandad se consolidan, pero pueden profundizarse más, señaló Trung Thanh, y agregó que es necesario traducir el sentimiento en nuevos pasos para lograr beneficios mutuos.
   
Cuba está involucrada en un proceso de actualización de su modelo socioeconómico, reflexionó, algo similar a lo que hicimos en Vietnam en los últimos 30 años de manera exitosa.
   
Por ese motivo compartimos con ustedes los ejemplos de buenas prácticas, pero también las grandes lecciones que aprendimos en algunos intentos fallidos y creo que eso es una manifestación de cuán especial es nuestra amistad, acotó.
   
En la actualidad Vietnam muestra un crecimiento económico admirable: es uno de los más importantes exportadores de café del mundo, ejemplificó el embajador vietnamita, pero no olvidamos que en este y otros casos aprendimos de los cubanos. Por ese motivo tenemos hoy una deuda con este país, apuntó.
   
Nuestros expertos comparten ya las enseñanzas en renglones como el aromático grano y el arroz, y de igual modo varios productores de leche muestran interés por compartir su experiencia con Cuba.
   
La prioridad es enriquecer las excelentes relaciones políticas entre ambas naciones con mayores y mejores lazos comerciales, dijo.
   
Llegaremos a los campos, las fábricas, los laboratorios para impulsar inversiones en proyectos tangibles porque es en el presente que se construye ese futuro mejor al que aspiramos, resaltó.
    
Las nuevas generaciones de cubanos y vietnamitas tendrán también su misión, enfatizó, y agregó que a ellos corresponde sostener el espíritu de esta hermandad, conscientes de que no importa cuán lejos estemos geográficamente porque los principios y la historia que nos unen acortan la distancia.

Fuente: Cubasí

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

feed-image RSS