turismo naturaleza turnat

La realización en Cuba cada dos años de un evento de naturaleza, aventuras y ruralidades, constituye signo de la madurez para una industria de viajes que hoy supera los cuatro millones anuales de visitantes extranjeros.

De ahí que la XI edición del Evento Internacional de Turismo de Naturaleza (Turnat 2017) colocó cotas superlativas de aceptación para los participantes, del 26 al 30 de septiembre, en Holguín-Baracoa, tanto por la organización como por la belleza de los paisajes.

Esta reunión, organizada por la Agencia de Viajes Ecotur y el Ministerio de Turismo (Mintur), selecciona un escenario distinto de Cuba y atrapa a turoperadores, agentes de viajes, directivos y periodistas especializados, entre otros especialistas que llegan de todas partes del mundo.

En esta oportunidad el Mintur seleccionó el oriente norte de la isla, terreno propicio cargado de ríos, montañas, comunidades campesinas, tradiciones y otros pormenores que todos felicitaron, lo que permitió catalogar de exitoso el encuentro.

Para el final de la cita, la viceministra cubana de Turismo, Mayra Álvarez, convocó a la XII Edición de Turnat, en 2019, el cual tendrá lugar en la occidental Ciénaga de Zapata.

Durante la clausura en el centro recreativo La Punta, de Baracoa, anunció que la siguiente versión de esta reunión ocurrirá del 24 al 28 de septiembre en ese importante humedal del Caribe.

Turnat 2017 tuvo rotundo impacto en los que acudieron y entre quienes siguieron por las redes sociales el acontecimiento, a razón, y como datos finales, de que propiamente en el encuentro estuvieron presentes 116 expertos.

Los participantes llegaron de Canadá, Francia, Italia, México, España, Estados Unidos, Alemania, Reino Unido, Panamá, Ecuador y Venezuela, entre los cuales fueron más numerosos los de los seis primeros países.

El oriente de Cuba se convirtió por esos días en la capital del ecoturismo cubano.

Acuñó la directiva que teniendo en cuenta el impacto actual y futuro del cambio climático para el archipiélago cubano, el pasado 25 de abril se aprobó en el Consejo de Ministros un conjunto de medidas apropiadas.

Con ello Cuba ratifica la adopción de plantes reguladores para preservar el medio ambiente y los valores culturales, la diversidad, el patrimonio, el entendimiento mutuo y la paz.

La isla cuenta con una Estrategia Ambiental que permitirá fijar la política en esta materia para el período 2017-2020.

Precisamente, las autoridades despliegan un proceso de demolición de instalaciones turísticas ubicadas encima de las dunas costeras y se trabaja en la recuperación de establecimientos patrimoniales.

También se protege a sitios declarados por la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) como Reserva de la Biosfera.

La Habana es signataria del convenio que establece la Zona de Turismo Sustentable del Caribe y se trabaja en el desarrollo de productos turísticos de naturaleza, aventura y rurales, todos basados en el cumplimiento de principios de sostenibilidad.

Cuba destina anualmente el cinco por ciento del presupuesto a inversiones ambientales para plantas de tratamiento de residuales, desalinizadoras, calentadores solares, celdas fotovoltaicas, acondicionadores de aire más eficientes y otros equipos.

Aproximadamente el 75 por ciento de los residuales alimenticios que generan las instalaciones hoteleras son aprovechados en la agricultura, lo que representa más de 80 mil kilogramos por día.

Todo ello se conoció durante Turnat 2017, cuando cobró particular significado incluir el 27 de septiembre, Día Mundial del Turismo, bajo la guía de sostenibilidad.

Este encuentro abarcó seis rutas por diferentes parajes y senderos como el Yunque de Baracoa o la zona de Bariay, donde desembarcó en 1492 el almirante Cristóbal Colón, entre muchas más atracciones que demostraron los valores de los territorios sedes.

UNA AVENTURA EN CADA DÍA DE TURNAT

Como parte de la última jornada del Turnat 2017, los asistentes disfrutaron un recorrido hacia más al este de la geografía cubana, que comprendió a Yumurí y Maisí.

Estos dos puntos clausuraron en la práctica el encuentro.

El Cañón del Yumurí es evaluado por los entendidos como Elemento Natural Destacado, una obra de la naturaleza que encierra al caudaloso río de igual nombre.

Allí se aprecia un bosque tropical que le confiere singular belleza con abundantes flora y fauna, y permite apreciar especies vegetales como sapotillo, ácana, palma violácea, cagüairán, najesí, majaguas, cedros, yamagüas, güarano y helechos.

También se incluyen curujeyes y orquídeas. Acompañan a este reino vegetal, camarones de río, moluscos y el Polydonte imperator o Polymita picta -que solo se encuentra en esta parte de Cuba- y es un caracol de múltiples colores.

Existen también carpinteros, tocororos, gavilanes caracoleros, zunzunes, palomas y cartacubas, aves que muchas personas persiguen con sus prismáticos y cámaras fotográficas de largos lentes, en esa zona de observación de aves se incluyen paseos en bote, senderismo y baños en río.

Maisí es el extremo más al este de Cuba, la punta frente al Paso de los Vientos, una corriente marina que con fuerza separa a este archipiélago del resto de las Antillas y en particular de Haití. También los distintos grupos llegaron al Yunque de Baracoa, uno de los senderos más difíciles que enfrentaron.

Símbolo geográfico de Baracoa, la ciudad que fundaron los españoles en 1511, constituye además un atractivo especial para los amantes de la naturaleza, sobre todo de los que estén dispuestos a escalarlo a fuerza de cinco horas de marcha y un agotador esfuerzo físico.

Se trata del Elemento Natural Destacado de Baracoa, como lo califican los expertos, y forma parte de la Reserva de la Biosfera Cuchillas del Toa, Monumento Nacional desde el 25 de diciembre de 1979.

Como su nombre indica, es una montaña aplanada en forma de esa herramienta de herrería.

El Yunque representa el símbolo de la villa de Baracoa y se erige como el principal destino turístico del municipio a los efectos de viajes de naturaleza y aventura. Esta novedad posee una extensión de dos mil 126 hectáreas y cuenta 575 metros sobre el nivel del mar.

Ejemplos de belleza natural y facilidades para comprender las tradiciones de tales zonas rurales, mostraron con profusión durante la cita bailes, música, gastronomía e historia.

De ahí que calificaran los asistentes a la reunión como un magnífico ejemplo del turismo cubano, caribeño y global.

Fuente: Cubasí

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

feed-image RSS