china-cuba-bandera

Para su comercialización en la red minorista se ensamblan en Cuba 84 mil cocinas de inducción, provenientes de la República Popular China, de esa forma se da continuidad al Programa de Ahorro Energético.

Ese constituye el primero de varios lotes que entrarán al país en los meses venideros, declaró a la AIN Junqiu Gu, presidente de la compañía Nangtong Xinliji y representante exclusivo en Cuba de las marcas Midea y Soyea.

Desde hace dos años una amplia gama de equipos electrodomésticos de Midea están presentes en el mercado cubano, como ventiladores, lavadoras, licuadoras y microwaves, suministros que continuarán creciendo para responder a la demanda de esos productos, aseguró.

El empresario asiático manifestó su interés en participar en proyectos dirigidos a la producción y ensamblaje de electrodomésticos, como parte de las nuevas oportunidades de inversión que ofrece la Zona Especial de Desarrollo Mariel, importante enclave para dinamizar la economía nacional.

Sobre el fomento de flujos de capital extranjero, Junqiu Gu consideró que, al igual que China con su proceso de reformas, Cuba da los primeros pasos en la transformación de su industria en busca de un mejor desarrollo, y reconoció la voluntad del Gobierno para avanzar en ese sentido.

En sintonía con la estrategia de disminuir los altos niveles de consumo eléctrico y cambiar la matriz energética, la Isla  impulsa un grupo de medidas encaminadas a solventar el progresivo deterioro de equipos de cocción de alimentos, tema de sensible impacto en el sector residencial.

La totalidad de esos artículos, entregados a partir de 2005 como parte del Programa de Ahorro Energético, ya venció su primer ciclo de vida útil; de ahí, la aprobación en 2012 de una política dirigida a incorporar otros productos y nuevas formas de pago en las dos monedas, según Bárbara Acosta, vicetitular del Ministerio de Comercio Interior.

Mediante el Decreto-ley 289, el Banco Central de Cuba (BCC) a principios de 2014 amplió las posibilidades para adquirir créditos, en aras de satisfacer necesidades de la población en materia de equipos de cocción, como ollas de presión eléctrica, arroceras y de presión convencional.

En ese contexto, autoridades cubanas anunciaron también la venta de cocinas de inducción y su menaje (una cacerola con tapa, una sartén, un jarro y una cafetera); módulo que introdice una tecnología nueva en el país, la cual basa su funcionamiento en el calentamiento a través de inducción electromagnética.

Hasta al cierre de septiembre, más de 10 millones de pesos en créditos se otorgaron para la adquisición de equipos de cocción de alimentos en la tiendas recaudadoras de divisa, según informó recientemente Francisco Mayorbe, vicepresidente del BCC.

Fuente: AIN

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

feed-image RSS