REVISTA SCIENCE SOBRE ATAQUES SÓNICOS 580x379

Después de una investigación de nueve meses, obstaculizada por la falta de acceso a los registros médicos, un grupo de científicos cubanos declaró el pasado 5 de diciembre que los diplomáticos estadounidenses probablemente sufrieron en La Habana un “trastorno psicogénico colectivo” a principios de este año, y no el deliberado “ataque de la salud” que el Departamento de Estado norteamericano ha afirmado.

Basados en los informes de los medios sobre los misteriosos síntomas, que incluyen la pérdida de audición, náuseas, vértigo y lapsos de memoria, algunos científicos estadounidenses ya habían llegado a conclusiones similares.

Stanley Fahn, neurólogo de la Universidad de Columbia, que ha visto un resumen del informe de Cuba, coincide en que “sin duda podría ser todo psicogénico”. Que un panel designado por el Gobierno cubano rechace las alegaciones estadounidenses puede no ser sorprendente, la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) sigue liderando lo que los funcionarios del Departamento de Estado han descrito como una “vigorosa” investigación de varias agencias.

Pero el resumen del informe de Cuba, obtenido por ScienceInsider, revela detalles interesantes. Por ejemplo, el ruido de alta frecuencia que algunos habían identificado como un posible “arma sónica” pudo haber sido grillos cantando.

El Departamento de Estado se negó a comentar sobre los hallazgos cubanos. “Seguimos cooperando con los cubanos en este sentido dentro de los canales apropiados,” dijo un portavoz a ScienceInsider. En la actualidad, agregó, “no tenemos respuestas definitivas sobre la fuente o causa de los ataques”.

Este desconcertante episodio se ha añadido al retroceso en las relaciones bilaterales entre los dos países provocado por la administración Trump, que mantiene congelada la cooperación científica. El Departamento de Estado ha hecho esfuerzos de no culpar a Cuba por los supuestos ataques. Sin embargo, ha acusado al Gobierno cubano de no proteger a los diplomáticos estadounidenses, y en septiembre evacuó a los miembros de la familia y personal de no emergencia. Los Estados Unidos también ordenaron a Cuba recortar drásticamente el personal de su embajada en Washington D.C.

Los diplomáticos de Estados Unidos informaron por primera vez de estos síntomas que no se podían explicar fácilmente en noviembre de 2016. “Nunca habíamos visto esto en ningún lugar en el mundo antes”, declaró el portavoz del Departamento de Estado, Heather Nauert, en Washington, este mes de septiembre.

En el último recuento, supuestamente 22 diplomáticos de Estados Unidos y, según los informes, cinco familias canadienses dijeron que habían sido perjudicados en sus residencias o en dos hoteles. Algunos diplomáticos, según los informes, mostraron signos de trauma cerebral.

Cuando escuché por primera vez acerca de los ataques, sonó como un episodios de la serie de TV Expedientes X,” dijo Manuel Jorge Villar Kuscevic, especialista en oído, nariz y garganta del Hospital Enrique Cabrera. En marzo, fue elegido para presidir un comité de 20 médicos, neurólogos, científicos acústicos, físicos y psicólogos para sondear el misterio.

“Comenzamos con la suposición de que algo pasó, que esto no era una pura invención”, dice el miembro del panel de Mitchell Valdés-Sosa, director del Centro de Neurociencias de Cuba. Pero el equipo tenía poco para seguir adelante. Las autoridades estadounidenses no compartirían datos médicos detallados, explicando que querían proteger la privacidad de los diplomáticos. Eso es lamentable, dice Mark Rasenick, neurocientífico de la Escuela de Medicina de la Universidad de Illinois en Chicago. “La negativa a compartir los datos ha impedido el progreso” en la solución del rompecabezas.

Sin acceso a los diplomáticos, los cubanos llevaron a cabo pruebas audiométricas en vecinos y trabajadores domésticos de los hogares de los diplomáticos, que también podrían haber estado expuestos a las ondas acústicas perjudiciales. Tres de 20 personas examinadas tenían anormalidades en el tímpano, el oído interno, y la cóclea, pero todos tenían déficits auditivos preexistentes.

Una búsqueda de los sonidos ambientales cerca de los sitios de los supuestos ataques no pudo identificar ninguno lo suficientemente fuerte como para causar pérdida de la audición. “Para dañar a alguien desde fuera de una habitación, un arma sónica tendría que emitir un sonido por encima de 130 decibelios,” dice Kuscevic, que equivale al rugido de cuatro motores a reacción en la calle fuera de una casa.

Las autoridades estadounidenses proporcionaron grabaciones de sonido, posiblemente hechas por diplomáticos o miembros de la familia en y alrededor de sus hogares, al equipo cubano. A modo de comparación, Carlos Barceló Pérez, un físico del medio ambiente en el Instituto Nacional de Higiene, Epidemiología y Microbiología, grabó los sonidos del anochecer alrededor de las residencias. Los mayores ruidos provenían de insectos. Pérez encontró que el grillo de campo jamaicano (Gryllus assimilis) emite un sonido a una frecuencia que coincide con el sonido chirriante en las grabaciones, que alcanzó los 74,6 decibelios, no suficientemente alto como para dañar la audición, dice.

grillo de campo jamaicano 580x342El misterioso zumbido en las grabaciones puede ser la canción del grillo de campo jamaicano. Foto: SCHÖNITZER.

Los informes de que algunos diplomáticos sufrieron trauma cerebral también socavan la hipótesis de ataque acústico. En los procedimientos médicos, el ultrasonido se utiliza para destruir los tumores cerebrales, pero se atenúa rápidamente con la distancia. Los cubanos también llegaron a la conclusión de que los síntomas reportados implican lesiones cerebrales más graves de lo que alguien alega, y algunos investigadores estadounidenses están de acuerdo.

“La combinación de la aparición repentina de pérdida auditiva, dolor de cabeza, vértigo, náuseas, insomnio, ansiedad y problemas de memoria tendría que estar relacionada con múltiples lesiones en ambos hemisferios del cerebro”, dice el neurólogo Alberto Espay de la Universidad de Cincinnati, en Ohio, que ha leído el informe de Cuba. Sobre la base de lo poco que el Departamento de Estado ha revelado, dice, que “no es el caso aquí.”

El panel cubano evaluó otras posibles causas de los síntomas. Por ejemplo, los funcionarios estadounidenses se preguntaron si la fumigación aérea para matar los mosquitos podría ser el culpable. El insecticida de elección en Cuba es permetrina, que en dosis agudas puede causar náuseas, dolores de cabeza, y falta de aliento. El equipo cubano no encontró evidencia de un uso excesivo del fumigante, dice Kuscevic.

“Hemos dedicado meses a este trabajo, pero no hemos encontrado ninguna evidencia que pueda corroborar las reclamaciones de los Estados Unidos”, dice el miembro del panel de Antonio Paz Cordovéz, presidente de la Sociedad Cubana de Otorrinolaringología. Él y sus colegas se mantuvieron dando vueltas sobre la idea de la tensión en masa. Alrededor de la época en que se reportaron los primeros diplomáticos enfermos, la embajada de Estados Unidos se preparaba para una desaceleración en las relaciones. El presidente Donald Trump acababa de ganar la elección, y él se había comprometido a frenar o revertir el acercamiento que su predecesor había comenzado.

“Ese tipo de situación lleva a uno a sentirse amenazado,” dice el panelista Dionisio Zaldívar Pérez, psicólogo de la Universidad de La Habana. Considera que el gobierno norteamericano alimentó la ansiedad al tratar la enfermedad como un ataque.

cuba embajada de los Estados Unidos Alexandre Meneghini Reuters 580x390Expertos de varias partes del mundo han desestimado la ocurrencia de ataques sónicos en la embajada de los Estados Unidos en Cuba. Foto: Alexandre Meneghini/ Reuters.

En la “comunidad muy cerrada de diplomáticos de habla inglesa que tienen pocas conexiones con la población cubana”, añade Valdés-Sosa, el estrés podría escalar rápidamente. “Neurólogos norteamericanos habrían llegado a la misma conclusión con la evidencia dada al comité de Cuba”, dice Espay.

Valdés-Sosa, un neurofisiólogo, hace hincapié en que las conclusiones del panel son provisionales. “Si alguna prueba estuviera disponibles, estaríamos dispuestos a revisar nuestras conclusiones”, dice, y que están dispuestos a colaborar con los científicos estadounidenses. Eso es poco probable, en el clima actual. Pero Rasenick dice que la investigación conjunta “traería beneficio tanto para la diplomacia como para los diplomáticos que alegaron problemas de salud”.

Fuente: Cubadebate

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

feed-image RSS