inindaciones holguin

La certeza de que algunos eligieron zonas bajas para residir y la angustia por daños a propiedades personales, esencialmente colchones y equipos electrodomésticos, matiza la vida de los habitantes de las zonas de la región Este holguinera inundadas tras las intensas lluvias registradas días atrás.

En la ciudad de Moa, donde las aguas afectaron unas 200 viviendas, hoy no se reportan personas asistidas, las cuales llegaron a rebasar el centenar cuando las precipitaciones se hicieron más intensas e impusieron la evacuación de los damnificados hacia locales de la empresa productora de Níquel Comandante Pedro Soto Alba y el Instituto Minero Metalúrgico de la localidad.

También en el asentamiento de Farallones hay mucho agradecimiento por la ayuda recibida, pero los elogios, dicen, son en especial para las fuerzas de la industria del níquel que acudieron con sus medios técnicos y a las pocas horas del cese de las lluvias lograron restablecer el camino de acceso hasta aquel sitio serrano.    

De acuerdo con información ofrecida por Juan Miguel Morán, vicepresidente del Consejo de Administración Provincial a cargo de las tareas de la Defensa, los especialistas de los establecimientos de Servicios Técnicos y Personales del municipio trabajan intensamente en la reparación de ollas y cocinas eléctricas pertenecientes a las familias afectadas.

La situación más compleja, dijo,  se aprecia en la recuperación de televisores, refrigeradores y colchones, razón por la que las autoridades locales y provinciales no detienen las gestiones en busca de soluciones.

Este panorama es muy parecido al de Sagua de Tánamo, donde tampoco actualmente hay evacuados a causa de las aguas que penetraron en unas 500 viviendas y afectaron a unas 2 000 personas.

En esta localidad fueron solucionadas las averías causadas por la crecida del río Sagua en algunos sistemas de abasto de agua potable a la población. Igualmente, aquí se intensifica el trabajo de reparación de los viales dañados.

En cuanto a la repentina inundación que sufrió a finales de noviembre el poblado de Velasco, en el municipio de Gibara, Juan Miguel Morán aseveró que permanecen en condición de asistidas cuatro familias compuestas por 11 personas, quienes perdieron totalmente sus viviendas.

Para estos damnificados se construyen cuatro casas, hoy en fase final, de manera que las recibirán en breve, puntualizó.

Fuente: Periódico Granma

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

feed-image RSS