miguel diaz canel bermudez vc 580x363Concluyó visita de Díaz-Canel a Villa Clara. Foto: Ramón Barreras Valdés / Vanguardia

Problemas que guardan relación estrecha con la cotidianidad del villaclareño, y las posibles variantes de soluciones, fueron abordados durante la visita de dos días del Consejo de Ministros a la provincia, encabezada por su presidente, Miguel Díaz-Canel Bermúdez.

También el primer vicepresidente, Salvador Valdés Mesa, participó en los recorridos, en los que se detectaron dificultades que, según su complejidad, serán resueltos a corto, mediano y largo plazo.

Por su incidencia en la calidad de vida del pueblo, en el centro de los debates estuvo el combinado lácteo de Santa Clara, afectado por la obsolescencia tecnológica, deterioro constructivos y por aspectos subjetivos derivados del accionar de los hombres.

Sobresalieron los criterios negativos de la población sobre la calidad de la leche, su llegada tardía, los cortes masivos y la no elaboración del yogurt de soya.

Al respecto, el presidente cubano responsabilizó al Ministerio de Industrias por la falta de prioridad a tan importante centro productivo; actualmente imposibilitado de procesar toda la leche acopiada, por lo que han tenido que enviar parte de esta a otras provincias, como Artemisa.

Miguel Díaz-Canel indicó a la Fiscalía y autoridades competentes resolver los hechos de desvío y corrupción detectados: «No se nos pueden acumular otra vez tantos problemas. Terminemos de resolverlos».

Las primeras soluciones para el deterioro constructivo deben comenzar en noviembre, afirmó Yanoski Calderín, viceministro de la Industria Alimentaria, y la recuperación tecnológica será para el venidero año. No obstante, en la mayor brevedad posible deberá recuperarse la elaboración del yogurt de soya.

Villa Clara resulta la segunda provincia de Cuba en producción y acopio de la leche, por lo que esta industria está llamada a diversificar sus producciones en el futuro.

De igual manera, se analizaron las complejidades del abasto de agua y su calidad; en particular, de la ciudad de Santa Clara. Díaz-Canel señaló que es necesario reducir los ciclos de distribución, de alrededor de cinco días como promedio.

La vicepresidenta de los Consejos de Estado y de Ministros Inés María Chapman explicó que el vital líquido ahora no falta en las presas, pero se pierde mucho por los salideros y otros problemas. La recuperación será un proceso paulatino, pues la inversión del acueducto santaclareño rebasa los 130 000 000 de pesos.

Con relación al tema del transporte urbano en Santa Clara, trascendió que han dejado de darse más de 2000 viajes por la falta de unos 20 000 litros de combustible mensuales. También se habló de dotar a la capital de Villa Clara de una nueva Terminal de Ómnibus Nacionales, un proyecto a ejecutar a mediano plazo, con fecha de conclusión probable para el año 2021.

El ministro de la Agricultura, Gustavo Rodríguez Rollero, detalló la realidad alimentaria de la provincia, que alcanza un per cápita de 12 libras de viandas y hortalizas mensuales por consumidor, de una aspiración de 30.

Existen desequilibrios por municipios, pues los habitantes de Corralillo recibieron 4,2 libras; los de Sagua, 4,7; los de Encrucijada, 4,5; y los de Ranchuelo, 5,2.

No obstante, se reconoció el esfuerzo de la delegación provincial por recuperarse de los efectos del huracán Irma y la tormenta subtropical Alberto.

El presidente cubano sugirió extender a otras provincias la experiencia del sector en Villa Clara, de conjunto con Comercio Interior, que ha permitido utilizar unas 3000 bodegas en zonas donde no existe la logística de Acopio para ayudar a la comercialización de productos del agro.

Relacionado con el déficit de carne de cerdo, Rodríguez Rollero explicó que el abastecimiento depende, en gran medida de la compra de animales a los productores de la provincia, y esta se ha visto afectada desde el paso del huracán Irma.

Para transformar esta situación se requieren cambios en la estructura productiva de la empresa, sobre la base de fortalecer los convenios para la adquisición de reproductoras.

Sobre el tema, Díaz-Canel pidió, además, reducir los atrasos en el proceso inversionista del matadero de Salaminas.

Como parte de la visita gubernamental a Villa Clara, merecieron atención los preparativos para el curso escolar, y, sobre todo, el déficits de maestros y profesores.

Ena Elsa Velázquez Cobiellas reconoció el esfuerzo de los educadores para el nuevo período lectivo y los avances en la recuperación de las instalaciones afectadas por «Irma», pero insistió en los problemas con la cobertura docente, solo del 90 %.

Convocó a reducir el éxodo de docentes, pues abandonan el sector más de los que ingresan: «Tener al maestro en la mente y el corazón», fue su llamado.

Al evaluar los resultados, quedaron reveladas complejas realidades de la situación epidemiológica de la provincia. José Ángel Hernández, ministro de Salud, alertó del riesgo de trasmisión de arbovirosis (enfermedades febriles agudas de áreas tropicales y subtropicales), dados los elevados índices de infestación existentes. La provincia se encuentra al 0,64, y Santa Clara, al 0,98―el 65 % de la focalidad total del territorio―.

El titular de Salud reconoció la tasa de 2,9 de mortalidad infantil lograda en el primer semestre del año.

A partir de la opinión del pueblo, Díaz-Canel indicó a las autoridades de Salud Pública ocuparse de la ampliación del Cardiocentro, del hospital de Remedios y del policlínico de Cifuentes.

Entre otros asuntos de interés para la población, se conoció que todavía en Villa Clara persisten zonas de bajo voltaje, que afectan a más de 11 975 viviendas, conectadas a la red mediante las llamadas tendederas eléctricas.

No faltó tampoco la evaluación crítica ante el déficit de baterías para las motorinas eléctricas que se ensamblan en la empresa Ángel Villarreal, conocida como Ciclos Minerva.

Otros asuntos evaluados guardan relación con la construcción de viviendas, la recuperación de materias primas, las dificultades con la planificación del presupuesto, las producciones locales y la necesidad de recuperar los tejares de Falcón, Manicaragua y El Santo.

Igualmente se incitó al proceso de informatización de la sociedad y a recuperar los rubros exportables que tuvo la provincia en otros momentos.

El primer vicepresidente, Salvador Valdés Mesa, enjuició la situación de la provincia para la venidera zafra y las responsabilidades que asume al ser el territorio que más azúcar debe producir. Salieron a relucir los incumplimientos en el plan de siembra y el déficit de fuerza de trabajo. Además, hay atrasos en las reparaciones en cuatro de los nueve centrales azucareros que harán zafra en la provincia.

Al hacer el resumen, el presidente de los Consejos de Estado y de Ministros explicó que estas visitas de trabajo a las provincias buscan un mejor acercamiento del nivel central a los territorios, para entre todos encontrarles solución a los problemas detectados y articular mejor las distintas instancias del proceso de dirección.

Todo a lo que se comprometa el Gobierno Central hay que llevarlo hasta las últimas consecuencias, pues este es un gobierno que se consagra al trabajo por el pueblo, por la Revolución, enfatizó Díaz-Canel.

«Esta visita a la provincia ha sido esclarecedora, nos ha enseñado. Hemos apreciado la reanimación del territorio, lo que valida el propósito de luchar por una Villa Clara con todos».

Fuente: Cubadebate

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

feed-image RSS