Cuba recuerda avilma es Vilma Espín, una de las grandes figuras históricas de la Revolución cubana, cuando se cumple el decimosegundo aniversario de la desaparición física de la incansable luchadora por la emancipación de la mujer.

El propio líder de la Revolución de la isla, Fidel Castro, destacó en más de una ocasión la consagración de Vilma en la lucha por la defensa de los derechos de las cubanas, cuando, dijo, 'en Cuba la mayoría de ellas era discriminada como ser humano al igual que en el resto del mundo, con honrosas excepciones (...)'.

Nacida el 7 de abril de 1930 en la oriental provincia de Santigo de Cuba, en el seno de una familia de alta posición económica, Vilma, como cariñosamente la recuerdan los cubanos, defendió toda su vida la dignidad, la emancipación, la justicia y la igualdad.

En su libro Vilma, una extraordinaria vida, Asela de los Santos, quien compartió con ella en innumerables momentos de su vida, aseguró que rechazaba los lujos y las banalidades y siempre mantenía un sentido ético en todas sus acciones junto con grandes principios morales, lo cual la hacía una líder natural y un ejemplo a seguir.

Desde joven, asumió posiciones políticas revolucionarias, y participó de manera activa en manifestaciones estudiantiles tras el golpe de Estado del 10 de marzo de 1952 del dictador Fulgencio Batista, de acuerdo con historiadores.

Fue colaboradora del líder revolucionario Frank País en las organizaciones que operaban en la región oriental de Cuba contra la dictadura bastitiana, hasta que se sumó al Movimiento 26 de julio.

Luego del triunfo de la Revolución, el 1 de enero de 1959, se consagró a la lucha por la emancipación de la mujer y constituyó la Federación de Mujeres Cubanas (FMC) el 23 de agosto de 1960, para unificar en una sola organización las acciones en ese aspecto.

También integró el Comité Central del Partido Comunista de Cuba desde su fundación en 1965, fue diputada a la de la Asamblea Nacional del Poder Popular desde su primera legislatura y miembro del Consejo de Estado.

Vilma presidió además las comisiones parlamentarias de Prevención y Atención Social, así como la de la Niñez, la Juventud y la igualdad de derechos de la Mujer.

Entre las condecoraciones recibidas se encuentran el título de Heroína de la República de Cuba, la orden Ana Betancourt y la Francisco de Miranda, de Venezuela; esta última otorgada por el líder de la Revolución bolivariana, Hugo Chávez.

Como consecuencia de una enfermedad que se agravó, Vilma falleció el 18 de junio de 2007 en La Habana y sus restos descansan en el Mausoleo del Segundo Frente Oriental Frank País, lugar histórico ubicado en la montaña de Mícara, en la zona oriental de la nación caribeña.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar