acto isla juventud

En mañana de ayer  la Isla de la Juventud se levantó con el sentir del Himno del 26 de Julio. El aniversario 60 de la excarcelación de Fidel y sus compañeros del Presidio Modelo invitaba a recordar aquellos sucesos que llevaron a los moncadistas a pasar casi dos años en prisión por emprender el camino hacia la liberación de la Patria.

El acto estuvo presidido por Miguel Díaz-Canel Bermúdez, primer vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, los Comandantes de la Revolución Ramiro Valdés Menéndez y Guillermo García Frías, Héroes de la República de Cuba, así como por José Ramón Balaguer Cabrera, miembro del Secretariado del Comité Central.

Asistieron además el Primer Secretario del Partido Comunista de Cuba en el municipio especial, Ernesto Reinoso, y una representación de los asaltantes al Moncada y expedicionarios del Granma.

En el encuentro político-cultural, las nuevas generaciones entregaron -en nombre de la Unión de Jóvenes Comunistas- credenciales de honor al Congreso de la UJC a Guillermo García Frías y Ramiro Valdés, porque es digno honrar a quien honor merece.

Las palabras de Ramiro Valdés trajeron a luz anécdotas y vivencias de los años en prisión, aunque especialmente resaltó que la excarcelación de los moncadistas fue resultado de dos cosas: primero, la posición de los combatientes de rechazar las disímiles maniobras de la tiranía de socavar su integridad y decisión de luchar contra el régimen, y la otra, el pujante reclamo popular por la liberación.

"Aquí en el Presidio fue donde se intentaron encerrar y enterrar las ideas", evocó el también vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros. Sin embargo, el Presidio Modelo se convirtió en la escuela de los combatientes, el lugar donde se formarían los hombres que, tres años después, entraron a Santiago de Cuba el 1ro. de enero de 1959, junto al Ejército Rebelde.

"Los libros fueron nuestras armas y las trincheras, la academia Abel Santamaría y la biblioteca Raúl Gómez García. Ahí se estaba preparando intelectualmente la vanguardia de nuestra revolución", aseguró Valdés Menéndez al recordar cómo Fidel logró que la cárcel se convirtiera en excepcional escuela y nunca se perdiera la fe y el optimismo de seguir la lucha.

Afuera, la tiranía intentaba ocultar las acciones del 26 de julio, manipular los hechos ocurridos y empañar las acciones de los combatientes. Pero la prisión también se convirtió en tiempo fecundo y desde su celda, Fidel elaboró su alegato de autodefensa. Con la circulación de la Historia me absolverá, el pueblo cubano llegó a conocer el por qué el Moncada, cuáles fueron las razones y motivos por los cuales dieron la vida los jóvenes asaltantes.

Al referirse a los pinos nuevos, el Comandante de la Revolución recordó que en aquellos años de gesta "eran tan jóvenes como ahora son los líderes cubanos y cubanas que velan por el futuro de nuestro país. La juventud cubana ha entregado hoy, mañana y siempre lo mejor a la Patria". Somos hoy una fortaleza, con nuevas generaciones dispuestas a defender con el mismo fervor, aseguró.

Fuente: Periódico Granma

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

feed-image RSS