26-julio

En Santiago de Cuba reina hoy un ambiente de fiesta, alegría  y patriotismo, y sus hijos confiesan que siempre es así cuando festejan su fecha cumbre: la gesta heroica del Moncada.

La ciudad amaneció despierta, en la calle abundan los colores rojo, negro, blanco y azul en las vestimentas de sus habitantes; en las casas y edificios públicos ondean banderas cubana y del 26 de Julio, y se escuchan cantos que enaltecen el fervor revolucionario.

Otra vez los moncadistas se reencuentran con la historia, y héroes y pueblo se unen en un solo abrazo, esta mañana de la Santa Ana en el polígono de la Ciudad Escolar 26 de Julio, donde a las cinco y 12 de la madrugada será el tradicional asalto simbólico y la conmemoración central por el Día de la Rebeldía Nacional.

El Área Monumental 26 de Julio remodelada para la ocasión luce sus mejores galas, con su Parque-museo Abel Santamaría, el antiguo hospital Saturnino Lora y el Palacio de Justicia, sitios que guardan un pedazo de la epopeya vivida en 1953 por los santiagueros y los jóvenes de la Generación del Centenario.

Para el periodista y combatiente jubilado Manuel Antonio Rodríguez, se reafirma el espíritu indomable de los moradores de esta tierra, en una fecha tan significativa para la Patria, cuando se reinició la lucha por la soberanía de la nación que propició la alborada de enero de 1959.

Vivimos orgullosos, dijo, en una ciudad símbolo por su historia, su cultura y su gente, con un quehacer relevante y pleno de hazañas; ayer en la emancipación, tras conquistar la libertad definitiva; hoy, trabajando a brazo partido para engrandecer este pedazo de Cuba.

El maestro y Héroe del Trabajo Rolando Beltrán Hurtado dirige una escuela con el nombre de Abel Santamaría, donde no tiene mayor premio y recompensa, expresa, que forjar hombres y mujeres de esa misma estirpe.

Destaca el espíritu de sus compatriotas, capaces de levantarse  y crear después del azote de un huracán como Sandy, en 2012, siguiendo el ejemplo de los moncadistas, de sus héroes y mártires, subraya.

Cada vez que llega otro 26 de Julio hasta la fisonomía de Santiago de Cuba cambia, acrecienta el patriotismo de su población cercana a los 500 mil habitantes, revalidada como un reservorio de valores que seduce a quienes la pueblan y a quienes la visitan.

Julio es un mes peculiar para los nacidos en esta parte del archipiélago, se viven días de homenaje, de fiesta, de trabajo, calles repletas de canto y de folclor, de gente expresando sin miramientos toda la alegría que alberga en el corazón, toda la fuerza que le viene de sus ancestros.

Este es un pueblo de amor y virtud,  que honra la rebeldía y bravura de su ciudad; cada 26 de Julio es como si los tiros y la luz del Moncada volvieran a estremecer y Santiago palpitara con más brío al compás de toda Cuba.   

Fuente: AIN

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

feed-image RSS