asamblea pcc habanaEl núcleo tiene que parecerse más a la vida interna de los centros, trascendió en los debates de la asamblea, donde fue ratificada Mercedes López Acea (al centro), como primera secretaria. Fotos: Ricardo López Hevia

A que cada cual juegue su papel, sin que fal­te combatividad y valentía llamó José Ramón Machado Ventura, segundo secretario del Co­mité Central del Partido Comunista de Cuba y vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros durante la Asamblea Provincial de la organización política, celebrada en el Centro de Conven­ciones de Cojímar, continuidad de un proceso que comenzara por los municipios y llegara a las provincias, como antesala del VII Congreso del Partido.

 

La implementación de los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Re­volución, y el cumplimiento de los objetivos de la I Conferencia se valoraron críticamente en el in­forme central, evaluando en qué se ha avanzado y qué falta por hacer para continuar la ac­tualización del modelo económico y social en la construcción del socialismo.

 

Humberto Morales, secretario del comité del Partido de Antillana de Acero, destacó la experiencia de su centro que dadas las situaciones objetivas no podían cumplir los planes que se le asignaron y el papel que jugó el Par­tido en los análisis al respecto.

 

Mercedes López Acea, miembro del Buró Político y primera secretaria del Partido en La Habana, destacó la importancia de aprobar planes que estén en correspondencia con las capacidades productivas y de mantener la disciplina, pues en ocasiones influyen subjetividades, y que el Partido allí tiene que acompañar y exigir a los militantes.

 

Por su parte, Juan Alfonso, director de la refinería Ñico López, insistió en el valor que tiene el papel de las organizaciones de masas, el discutir los planes de la economía al detalle con los trabajadores y que los administrativos rindan cuentas de su labor.

 

Este sistema de trabajo da sus frutos, por ejemplo, en el proceso inversionista que se de­sarrolla en la refinería, donde además se prepara a los jóvenes cuando el objetivo es mantener en el centro esta fuerza calificada.

 

Alejandra Hernández, secretaria del Par­tido del Instituto Nacional de Investigaciones en Metrología, enfatizó en la importancia de rescatar nuestros símbolos, de hacerlos más palpables cuando otros foráneos pululan, a lo que agregó que hay que utilizar la ciencia pa­ra generar ideas creativas y renovadoras y pro­piciar la participación real y el aporte de todos.

 

El núcleo tiene que parecerse más a la vida interna de los centros, discutir lo que mueve la aguja de la producción y los servicios, y no pueden ser esquemáticos y rígidos en las discusiones, por lo que tiene que tener secretarios preparados. Así comenzó su intervención Nor­belis Infante, secretaria del comité del PCC de la Unión Eléctrica.

 

La delegada recalcó que no se puede tener miedo a analizar lo que hay que hacer cuando sean núcleos en los que militan los jefes y presentar siempre los temas con todos los argumentos y señalar lo mal hecho.

 

López Acea recalcó que el combate es de todos los días y debe hacerse más trabajo político con los trabajadores sin que falte la exigencia, insistiendo en que hay centros donde falta combatividad y los pasos que se dieron para bien pueden retroceder si hay debilidad en el trabajo.

 

Maité Diéguez, Marta Ayala y Yuris Valdés, de los más jóvenes entre los delegados y mi­litantes de centros que pertenecen a BioCu­­ba­Farma, destacaron la alta responsabilidad que generan con las exportaciones y con produc­ciones biotecnológicas que generan grandes impactos en la calidad de vida de la gente, em­presas que se han convertido, además, en el laboratorio de lo que debe ser la empresa estatal socialista, razón por la cual es vital que la preparación económica, política e ideológica sea diferenciada en un sector donde la fuerza de trabajo es muy joven, valiosa y que se de­senvuelve en un escenario complejo, y eso debe articularse desde el Partido con organizaciones y dirigentes preparados.

 

Miriam Barbán, delgada por el Cerro, insistió en el enfrentamiento a los hechos delictivos y las manifestaciones de corrupción, lo que evidencia debilidades en el control interno y la exigencia.

 

También enfatizó en problemas en el control del presupuesto y la importancia de que desde los núcleos se vele por esto.

 

Se discutieron ampliamente temas relacionados con la producción y comercialización de alimentos y los altos precios amparados en la oferta y la demanda, así como las dificultades y el incumplimiento de los contratos; y se hizo alusión a lugares en donde por no bajar los precios, dejan que se echen a perder los productos.

 

Machado Ventura acotó que donde no se hacen las cosas bien el Partido tiene que me­terse y el militante debe enfrentar lo mal hecho donde quiera que esté.

 

Se destacó la importancia de la formación de valores, del ejemplo de los profesores desde el aula, lo que se enseña a los maestros en formación y la importancia de la tecnología pa­ra atraer la atención de los más jóvenes; de ahí la relevancia de generar productos informá­ticos para el trabajo político ideológico, como lo hace la Empresa de Informática y Medios Au­diovisuales del Ministerio de Educación (Cinesoft), como bien explicó Iván Barreto, su director general y delegado a la asamblea.

 

Otro de los temas abordado por varios delegados fue la participación de los jóvenes en la solución de problemas que afectan a la comunidad. Yoel Queipo, primer secretario del PCC en San Miguel del Padrón, destacó el aporte juvenil a importantes obras y el valor de lograr que los jóvenes sean más revolucionarios, más profesionales y buenas personas.

 

A ello se une un amplio movimiento en la capital con la participación de la Unión de Jóvenes Comunistas, en las inversiones y proyectos sociales, con su apoyo en trabajos voluntarios, a lo que hizo referencia Mai Lin Alberty, secretaria de la UJC de Playa, quien además enfatizó en el trabajo unido con el Partido y la continuidad indiscutible que re­presentan las nuevas generaciones en su compromiso con la construcción del socialismo y con el líder de la Revolución Fidel Castro Ruz.

 

En la asamblea, que contó además con la presencia de los miembros del Buró Político Miguel Díaz- Canel, primer vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, y Sal­va­dor Valdés, vicepresidente del Consejo de Es­tado; así como de la miembro del Se­cre­tariado del Comité Central Olga Lidia Tapia y otros dirigentes, quedó electo el comité provincial del Partido, y su buró ejecutivo, al frente del que quedó ratificada como primera secretaria Mercedes López Acea.

asamblea pcc habana2Hay que seguir insistiendo en el trabajo político del núcleo, acercar a los trabajadores, en particular a los jóvenes, expresó Díaz-Canel en las conclusiones.

 

UN DEBATE CRÍTICO, PROFUNDO,HONESTO Y MUY OBJETIVO

 

Miguel Díaz-Canel, durante las conclusiones, aseveró que la asamblea provincial, además de continuidad del proceso que se gestó en cada uno de los municipios, se caracterizó por ser un proceso distinto por su contenido, por la participación y discusión de los asuntos abordados, no solo de los delegados que han participado, sino también por todo el nivel de consulta que se realizó con la población.

 

Enfatizó en que constituyó la evaluación de un periodo de trabajo, con un debate crítico, profundo, honesto y muy objetivo, porque lo que está discutiendo nuestro pueblo, sus preocupaciones, motivaciones, aspiraciones, es lo que ha estado presente en la agenda de este debate asambleario y ha permitido pro­yectar una nueva etapa de trabajo donde se han definido prioridades y sobre toda la manera en que se trabajará. “Esto es una ex­presión de la unidad en torno al Partido, de la fortaleza que tiene nuestro Partido, de su disciplina y de su firmeza”.

 

El miembro del Buró Político agregó que en los tópicos abordados en el informe y en el debate, destacan el cambio en los métodos y estilos de trabajo del Partido dirigido a lograr un funcionamiento superior en los núcleos y en los comités del Partido y su capacidad para influir en la vida económica, en el trabajo político, en la formación de los militantes y los trabajadores lo que permite ratificar que se ha avanzado, aunque todavía se requiere consolidar y sistematizar.

 

“Hay que destacar la responsabilidad de los organismos de dirección que deben apoyar, ayudar, controlar para que las organizaciones de base jueguen su papel”, afirmó.

 

Añadió que los procesos políticos que se han desarrollado en la etapa que se ha evaluado han estado dirigidos a elevar la combatividad, la ejemplaridad y la actuación de militantes y compañeros con responsabilidades, en función de alcanzar resultados superiores en la producción y los servicios y enfrentar las manifestaciones contrarias a nuestra ética y nuestros valores: las indisciplinas sociales, las ilegalidades, el delito y la corrupción y ahora nos corresponde mantener lo que se ha mejorado pero resolver lo que aún marcha con problemas.

 

Una vez más, ratificó que se debe ir a las causas de los problemas sobre todo aquellos que dependen de la actuación de las personas, de factores organizativos, del papel de los jefes, de los dirigentes, y fortalecer la disciplina, el control y educar a todos desde el sentido de la responsabilidad.

 

“Creo que nosotros tenemos que terminar de desterrar la falta de responsabilidad de algunos cuadros, de algunos funcionarios, sobre to­do, si están muy vinculados a los problemas de la población. Tenemos que desterrar ese sentimiento que existe en una parte de nuestro pueblo de que a veces cuando acuden a una institución, a un cuadro, a alguien que tiene una responsabilidad no se le atiende, no se le da respuesta y no se le da solución”.

 

Más adelante añadió que “cuando el desinterés, la desidia, la indolencia, la chapucería y la falta de sensibilidad afloran, los problemas se agravan. Estas son las carencias subjetivas que complican las carencias materiales.

 

“Existen situaciones que son inaceptables; hay condiciones organizativas y materiales para poder resolver los problemas y como ustedes mismos expresaron, cuando se acciona el pueblo se suma, apoya, combate, participa y se obtienen resultados.

 

“En todo esto la principal responsabilidad es la del Partido que tiene responsabilidad en todo, y para eso tiene que perfeccionar su vida interna para tener más vida externa”, ratificó.

 

Apuntó que el comité provincial elegido tiene el deber de adoptar las decisiones más importantes y su funcionamiento tiene que re­basar la nociva práctica del reunionismo, sus integrantes deben cumplir tareas, trabajar en comisiones, contribuir a la preparación de los temas a tratar y ser ejemplo de combatividad en los lugares donde actúa.

 

Nuestra mayor fortaleza, señaló, radica en la unidad del pueblo. Preservarla y fortalecerla en las actuales condiciones exige construir pa­so a paso el consenso sobre cada asunto cardinal para el país y la vía más efectiva de lograrlo es mediante el diálogo, la polémica y el debate franco y paciente, que incluye a todos, ajeno a consignas vacías junto al combate por desterrar la mentira, el fraude y el engaño en la ac­tuación de los cuadros y funcionarios.

 

Díaz-Canel refirió que el debate en la asamblea esclareció dos principales prioridades de trabajo: una es la batalla en el escenario económico y la otra es la batalla en el escenario ideológico, y las dos están íntimamente relacio­nadas.

 

“La batalla económica indudablemente es­tá signada por la implementación de los Li­neamentos y la defensa de la eficiencia y la empresa estatal. Requiere un enorme esfuerzo organizativo y una constante labor ideológica alejada de formalismos, basada en el permanente contacto con la población, junto a la Unión de Jóvenes Comunistas, los sindicatos y el resto de las organizaciones de masas y sociales, y nuestra sociedad civil.

 

“Aquí estamos forjando la base económica para el crecimiento y el desarrollo, para ofertar una mejor calidad de vida a nuestra población y para concretar la construcción de la sociedad socialista próspera y sostenible a la que aspiramos y que haga sostenible también las conquistas sociales de la Revolución”.

Significó que los resultados del informe presentado muestran una tendencia al crecimiento de los indicadores económicos fundamentales de la provincia, lo cual indudablemente es fruto del trabajo, del esfuerzo de muchos, reconociéndose, sin embargo, que aún quedan reservas para avanzar, ser más eficientes, utilizar mejor los recursos que se disponen, brindar un servicio con una calidad superior, todo ello con el propósito de cumplir con lo contenido en los Lineamientos aprobados por el Congreso.

 

No obstante, se recogen problemas en la planificación, los procesos organizativos, los ins­trumentos legales para la ejecución de los planes como los contratos, el desempeño de las em­presas y entidades estatales, las debilidades de los mecanismos para el control administrativo y contable, el manejo de los presupuestos y en la participación de los colectivos, todo lo cual requiere en su solución del acompañamiento, control del Partido en cada instancia, y del papel que desempeñen en ello los militantes y en particular los jefes y responsables ad­ministrativos.

 

También se han abordado de forma resumida algunos indicadores en la problemática compleja que enfrenta la ciudad en asuntos co­mo la vivienda, el transporte y la comercialización de productos agropecuarios.

 

Otro asunto presente, indicó, es el incremento de trabajadores vinculados a las formas no estatales en varios sectores de servicios di­rectos a la población y la importancia de atender como corresponde a este sector concebido en nuestro socialismo, junto a una eficiencia superior de nuestras entidades estatales.  

“Tenemos también que discutir que las políticas de la Revolución hay que aplicarlas en todos los ámbitos, y muchas veces vemos una fractura en la manera en que se aplican en el sector no estatal, porque los organismos que son de relación de algunas de las figuras que se desarrollan en ese sector no estatal, no atienden, no controlan, no exigen porque se apliquen esas políticas con realidad y muchas ve­ces se nos generan en ese sector una deformante tolerancia en la cual se conjugan también ma­nifestaciones de delito y
corrupción”, resaltó.

 

“Hay que seguir insistiendo en el trabajo político del núcleo, acercar a los trabajadores y en particular a los jóvenes, darles participación, atenderlos, escucharlos y nos interesa no decrecer, pero más que todo, preservar la calidad de nuestras filas. Todo esto lo debemos ha­cer uniendo la tarea económica a la tarea política para preservar la ideología de la Revo­lu­ción, conociendo y defendiendo su historia”, reflexionó en otro momento.

 

Uno de los temas más agudamente abordado durante la asamblea, dijo el primer vicepresidente, fue el de la producción y comerciali­zación de alimentos, donde se reconoce que persisten trabas e insuficiencias de carácter subjetivo que atentan contra el despliegue de las capacidades productivas existentes. Sobre este asunto en­fatizó que tenemos que alentar ante todo a que se produzca más, porque es la principal fuente pa­ra que los precios disminuyan, y que también hay que establecer compromisos mo­rales y éticos, “porque aquí de un mismo producto hay mucha gente ganando, hay una cadena completa de intermediarios (…). ¿Y eso al final carga en quién? En el bolsillo de nosotros, del pueblo.

 

“Creo que sin negar ninguna de las formas de gestión que el país ha reconocido en el perfeccionamiento de su modelo económico y so­cial, necesitamos que la empresa comercializadora estatal, sin negar la producción privada ni la producción cooperativa, y mucho menos la producción estatal, sea capaz de acopiar lo más posible todos los tipos de producción, y que pueda participar ella de manera directa, como la principal comercializadora”.

 

Acotó que el ahorro, dentro de la batalla eco­nómica, se va haciendo la principal y más segura e inmediata fuente de recursos a nuestro alcance. Además, recalcó que las inversiones requieren de una atención priorizada, pues no son pocos los recursos inmovilizados o derrochados a causa de la espontaneidad, la improvisación, y la superficialidad. “Tenemos que apoyar que la investigación científica, la ciencia y la tecnología, y la innovación atraviesen todos los procesos, económicos y sociales en el territorio de la capital”, exhortó.

 

Comentó que la batalla ideológica es la otra prioridad y está signada por la implementación de los objetivos que aprobó la I Con­ferencia Nacional del Partido. La misma se desenvuelve en un momento de gran complejidad donde confluyen aspectos como la continuidad generacional de nuestro proyecto so­cial y los constantes intentos por destruir a la Revolución.

 

Tenemos que defender la obra de la Re­vo­lución y enfrentar todas esas manifestaciones de seudocultura, banalidad, vulgaridad, grosería. Tenemos que tener una actitud más crítica, que sirva como freno a todas estas ma­ni­fes­taciones, enfatizó.

 

Frente a los retos presentes y futuros que no cesan por la perversa intención enemiga de destruir nuestra Revolución, seguiremos de­fen­diendo esta obra, su necesaria existencia, manifestó Díaz-Canel.

 

Destacó que La Habana ha sido escenario de importantes acontecimientos de nuestra historia y cultura, y que la fuerza de este territorio es la de los miles de hombres y mujeres que le dan vida en los centros laborales, los barrios y las ca­lles. “Por eso hay que creer en La Ha­ba­na, en su historia y en sus tradiciones que han asentado en su pueblo valores patrióticos y revolucionarios; como hay que creer en Cuba, porque so­mos un país, una patria, una nación soberana e independiente, la cual ha sido de­fendida con el sacrificio y el valor de generaciones de cubanas y cubanos.

 

“Como continuadores de ese ejemplar y digno legado histórico, entre todos empeñemos nuestras fuerzas y talentos por dar la respuesta urgente de trabajo en el debate ideológico, la polémica, el enfrentamiento a los problemas y en el accionar económico que nos permite vencer desafíos, y entonces que brote la alegría por cada nueva victoria de la Patria, la Revolución y nuestro socialismo”, concluyó.

 

Fuente: Periódico Granma

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

feed-image RSS