machado en granma Machado Ventura visitó el central Enidio Díaz, de Campechuela, entre otros ingenios del territorio granmense. Foto: Contreras Tamayo, Armando

La necesidad de trabajar con inteligencia para sacarle mayor provecho a la caña y lograr la eficiencia en la presente campaña azucarera, fue una de las ideas enfatizadas por José Ramón Machado Ventura, segundo secretario del Comité Central del Parti­do y vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, durante una visita al central Enidio Díaz en Granma.

 

Al intercambiar con la prensa, el dirigente recordó que la sequía afectó la siembra, y condicionó la disminución del estimado cañero en todo el país. La naturaleza sigue jugando una mala pasada, porque ahora que ya comenzó la molienda, llueve, situación que atenta contra la maduración de la caña, comentó.

 

Aun con estas limitantes ajenas a la voluntad humana, si se trabaja con responsabilidad e inteligencia es posible, al menos, concretar el rendimiento de la campaña anterior, insistió. En esta ocasión hay mayor disponibilidad de recursos para todo el proceso agrícola y fabril, y por ello la exigencia será mayor, agregó.

 

Similares reflexiones hizo Machado Ventura, este miércoles, en cada central azucarero de la provincia de Granma, territorio donde constató la marcha de los cuatro ingenios que ya muelen, y las condiciones del Roberto Ramírez, el único del quinteto granmense que no se ha sumado a la contienda.

 

En declaraciones a la prensa, Liovys Mesa, director de la Empresa Azucarera de Granma, resaltó la buena arrancada del Enidio Díaz, de Campechuela, uno de los más estables en la última década en el país, el cual muele al 79 %, y concretó, sin ayuda de sus homólogos, el plan de la zafra chica de la provincia.

 

Según explicó, el Arquímides Colina, de Bayamo, y el Bartolomé Masó, del municipio homónimo, no han comenzado con buen paso; el primero a causa de problemas operativos, y el segundo por dificultades con el bajo voltaje.

 

El ingenio Grito de Yara, ubicado en Río Cauto, empezó a moler el martes último, mientras el Roberto Ramírez debe sumarse después del 15 próximo, porque aún se ejecutan los arreglos en el turbogenerador, puntualizó.

 

La provincia tiene un plan superior a las 140 000 toneladas, cifra que representa un crecimiento del 18 % con respecto a la campaña anterior, en la que se concretaron poco más de 121 000 toneladas, informó.

 

Aunque el reto es grande, dada las condiciones climatológicas actuales, el compromiso de los agroindustriales granmenses es laborar con responsabilidad y entrega para cumplir el encargo estatal, aseguró.

 

Fuente: Periódico Granma

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

feed-image RSS