combinadas azucar

Las más de 120 combinadas re­construidas que trabajarán en la próxima zafra, serán destinadas a los mejores operadores y unidades productoras.

Esta acertada decisión del Grupo Azucarero Azcuba de poner las ma­quinarias en manos de hombres que se caracterizan por su productividad y experiencia, crea condiciones para sacarle el máximo provecho a lo invertido en ese programa.

El país está empeñado en optimizar el empleo de las combinadas que, según los especialistas, representa el medio de mayor costo y de decisión en la cosecha de la caña.

Otro principio organizativo para esta contienda, es el incremento de  los remolques destinados a los pelotones de alta productividad y del parque de camiones para los de menos resultados; lo cual favorecerá el aprovechamiento de estos recursos y la llegada de caña a los ingenios.

En el balance de Azcuba sobre el desarrollo de la campaña anterior se coincidió en la necesidad de establecer nóminas y planificar camiones de reserva en cada empresa y central para enfrentar las eventualidades.

Cobra interés para el bien de la cosecha contratar y reparar los ca­miones que no hicieron la zafra anterior y entregar esos recursos a la reserva provincial.

Aunque en la pasada campaña la productividad general de las combinadas no llegó a la que estaba planificada, hubo influencia negativa por la llegada tarde de recursos imprescindibles. De ahí que tan pronto terminó la molienda, se aplican medidas en toda la estructura del sistema de recolección lo cual abre perspectivas más alentadoras para incrementar el promedio general por máquina cercano en el 2013-2014  a las 130 toneladas.

Por ser el remolque el medio me­nos costoso y principal unidad de reserva de la cosecha, tanto Azcuba como los talleres de las unidades de base, siguen atentamente la reconstrucción y alistamiento de un parque existente superior a los 3 400 remolques.

A la vez el informe del Grupo Azucarero, se complementa con el perfeccionamiento del sistema de planificación y organización de la cosecha por frentes de corte.

También se incluye la utilización de mapas georeferenciales y modelos matemáticos para actualizar, en cada programación, los recursos de la cosecha y transporte en función de la distancia de tiro, rendimiento agrícola y el estado de los caminos.

El crecimiento cañero que se es­pera alcanzar este año necesita el máximo respaldo de los cosecheros y cumplir el plan de toneladas por má­quina.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

feed-image RSS