cuba-paneles-solares

Cuba tiene entre sus objetivos inmediatos incrementar la independencia energética, disminuir los costos en este sector y aumentar la seguridad del suministro, dijeron hoy autoridades de la isla.

El director de Energía Renovable del Ministerio de Energía y Minas de esta isla, Rosell Guerra, agregó que existe una política coherente al respecto.

Guerra dio la bienvenida a empresarios de 14 países de América Latina y Europa que durante dos días se reúnen en el Hotel Meliá Cohiba de esta capital para explorar las posibilidades de inversión energética en el país.

En el foro (Cumbre sobre energía e infraestructura en Cuba) intervienen representantes de Alemania, Costa Rica, Canadá, Estados Unidos, Gran Bretaña e Irlanda del Norte, Francia, Holanda, Islas Caimán, México, Nicaragua, Puerto Rico, Panamá y República Checa.

Las palabras iníciales fueron del Director Ejecutivo (CEO) de New Energy Events LLC, Matthew Perks, quien agradeció el alcance de dicho encuentro.

La reunión cuenta con los auspicios de las organizaciones extranjeras IJ Global, New Energy Events LLC, y las entidades cubanas empresa Unión Eléctrica, Cámara de Comercio y el Ceter.

Guerra apuntó en la bienvenida que este país está comprometido con el desarrollo sostenible y cuenta con una política apropiada para el desarrollo de las fuentes renovables de energía, cuando la eficiencia energética constituye una prioridad.

Además, refirió que en todos los sectores de la economía y la población está el compromiso de reducir las emisiones de gases de efectos invernadero en correspondencia con los compromisos asumidos por Cuba en los acuerdos de intercambio climático.

Esta nación tiene como meta para 2030 alcanzar el 24 por ciento de participación de las fuentes renovable de energía en la producción de electricidad, que actualmente es apenas de algo más de un cuatro por ciento, explicó.

La isla posee un abundante potencial en fuentes renovables de energía, como radiación solar durante todo el año que permite la aplicación de tecnologías fotovoltaicas y térmicas, además de una producción cañera en crecimiento.

Esta última mencionada por el ponente posibilita el uso más eficiente del bagazo residual de la caña de azúcar como combustible, complementado con el desarrollo de la biomasa forestal, y los residuos de cosechas agrícolas.

Mencionó además el potencial eólico significativo de este archipiélago, sobre todo en su región oriental, y un pequeño aporte hidroenergético, junto a otras fuentes como el biogás a partir de las excretas de animales y los residuos sólidos urbanos.

Reveló que a partir del potencial identificado el programa inversionista es amplio, pues Cuba debe instalar en los próximos años más de dos mil 100 megawatts a partir de tecnologías de fuentes renovables.

En ese plan incluyen 755 megawatts en centrales hidroeléctricas de biomasa cañera, 700 en parques solares fotovoltaicos, y 633 en parques eólicos, que de conjunto con otras inversiones aseguran el cambio deseado en la matriz energética del país.

Durante esta jornada los asistentes recibieron una pormenorizada explicación de parte de varios especialistas, acuden a la cita 73 expertos locales de más de 20 instancias del sector.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

feed-image RSS