divorcios

El índice de divorcios en Cuba aumentó en 2013, con mayor fuerza en los matrimonios de 15 años y más de duración, según refirió el Anuario publicado por la Oficina Nacional de Estadísticas e Información (ONEI).

Luego de tres lustros rompieron su vínculo conyugal 10 mil 689 parejas, cifra superior a la compilada en 2012 con un total de 10 mil 173, mientras que de tres años a cinco de unión se divorciaron seis mil 260, comparado con los seis mil 93 del período anterior.

El total de divorcios fue de 32 mil 848, es decir, 843 más que en 2012, evento que junto a la separación sin lazo matrimonial constituye uno de los principales conflictos dirimidos en los tribunales de familia en esta capital.

Más allá de la incidencia del fenómeno, principalmente en etapas en que el matrimonio debería haber pasado la prueba del tiempo, el Estado cubano continúa priorizando los derechos de atención y cuidado de los infantes y adolescentes, atemperando las normas a las transformaciones que se susciten en la sociedad.

A tono con el tema, la especialista Jane Manso Lache, abogada de Bufetes Colectivos, precisó a la Agencia de Información Nacional que los divorcios derivan en otros conflictos como la determinación de cuál de los padres tendrá la custodia de los menores, y quién deberá pagar la pensión alimenticia.

También se establece el régimen de comunicación posterior, con la mayor amplitud posible para beneficio de los vástagos si no existieran circunstancias o impedimentos excepcionales.Para establecer la cuantía de las pensiones alimenticias, aclaró la especialista, la madre o padre que posee la custodia permanente del menor debe acudir a un tribunal y establecer una demanda ante la secretaría de esta instancia, sin precisar de representación letrada.

No obstante, existe la opción de contratar servicio de abogado en el Bufete Colectivo más cercano, puntualizó Manso.

El obligado a pagar dicha pensión debe hacerlo aunque tenga o no vínculo laboral, incluso si está acogido a las nuevas formas de gestión económica; para ello se han habilitado los mecanismos pertinentes, acotó la letrada.

En Cuba, signataria de la Convención Internacional sobre los Derechos del Niño, se ha instrumentado la posibilidad de que el menor sea escuchado en todos los procesos donde se vean afectados sus intereses.

Manso manifestó que a raíz de los cambios sociales suscitados en los últimos tiempos, se lleva a cabo el perfeccionamiento de las causas procesales para la solución de conflictos en materia familiar, a fin de llegar a un verdadero proceso que satisfaga las expectativas de las partes involucradas.

Crece el número de divorcios en el país, pero las leyes garantizan la protección de derechos de los menores.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

feed-image RSS