diaz canel perfil

El primer vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, reiteró en Santiago de Cuba la alta responsabilidad que entraña para todos los tipos de enseñanza preservar el reconocimiento conquistado en el mundo por el programa educacional concebido por el Comandante en Jefe Fidel Castro.

«Si el sistema de educación cubano es una de las grandes obras de la Revolución gracias al pensamiento de Fidel —señaló el también miembro del Buró Político del Partido—, una de las formas fundamentales de cómo debemos actuar para hacer perdurables sus ideas, es trabajar unidos para que esa obra germine y se perfeccione».

 

En tal sentido, Díaz-Canel se interesó por la marcha del actual curso en la provincia, que entre otros aspectos sobresale por la estabilidad en la educación general del funcionamiento de los 1 196 centros, que acogen 176 426 estudiantes atendidos íntegramente por 18 946 docentes.

 

Dado ese resultado reconoció la labor que posibilita al territorio mantener tan alta cobertura de maestros y profesores, apoyar la de­manda de otras provincias, cubrir al ciento por ciento la matrícula de la facultad y escuelas pedagógicas, y motivar a los egresados en la superación y permanencia ante las aulas.

 

Además, valoró el impacto que junto al cumplimiento del plan de inversiones concebido para 115 escuelas en el inicio del curso, representan las intervenciones sociales que contribuyeron a mejorar con acciones de conservación y mantenimiento otros 451 centros de diferentes municipios.

 

De igual forma apreció el amplio empleo dado al llamado «paquete-eduques», contentivo de los contenidos de todos los grados, indicaciones metodológicas para el maestro, pruebas de ingresos resueltas, prácticas de laboratorio, visitas a museos, música y películas, entre otros contenidos.

 

«Si logramos que los estudiantes utilicen el paquete —apuntó el primer vicepresidente cubano—, que los familiares lo promuevan y los maestros seamos capaces de emplearlo bien, estamos seguros de que daremos las clases más bellas del mundo y tendremos al joven mejor formado integralmente».

 

Respecto a la enseñanza artística y el de­porte, conoció que los buenos indicadores docentes han estado unidos a la restauración en centros como el conservatorio Es­teban Salas, la escuela vocacional de arte Jo­sé María Heredia, la EIDE Orestes Acosta, las academias de béisbol y judo, la escuela de atletismo y su pista de rekortan.

 

Igualmente, intercambió acerca del trabajo integral que se lleva a cabo en la Uni­versidad de Oriente con sus 14 379 estudiantes y en la de Ciencias Médicas, cuya matrícula supera los 12 000 futuros profesionales cu­banos y extranjeros, para que junto a la óptima formación profesional estén la ideológica y el vínculo con el pueblo.

 

«Santiago de Cuba —precisó—, nos tiene acostumbrados a trabajar bien, y el curso será mucho mejor con acciones organizativas, de perfeccionamiento y transformación cada vez superiores.

 

«Si hicimos un juramento para que Fidel esté siempre presente —enfatizó—, esa labor debe convertirse en un baluarte en tal sentido, para que en la medida en que formemos a los jóvenes, ellos sean capaces de llevar a nuestro Comandante en Jefe tanto en sus sentimientos como en su actuar cotidiano».

 

Fuente: Periódico Granma

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

feed-image RSS