presa zaza sequia cuba 580x384 La imagen de la Zaza con la cortina totalmente desnuda ilustra con claridad la situación del embalse. Foto: Vicente Brito

Ni los aguaceros de los últimos días; ni las restricciones impuestas a todos los usuarios; ni la vigilancia minuto a minuto del embalse han podido impedir el descenso sostenido de la presa Zaza, que esta semana llegó a acumular apenas 110,6 millones de metros cúbicos de agua, equivalentes al 11 % de su capacidad de diseño.

Según la información suministrada por la delegación provincial del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos (INRH), la actual situación se corresponde con la escasez de escurrimientos en la segunda mayor cuenca hidrográfica del país –abarca territorios de las provincias de Villa Clara y Sancti Spíritus– y representa el nivel más bajo de la obra en los últimos 30 años.

Con anterioridad, la Zaza se había achicado hasta 99,6 millones metros cúbicos (1976) y 110,644 millones (1987), índice similar al de estos días, mientras en el 2010 y el 2015 descendió hasta el orden de los 130 millones.

La limitación drástica de las entregas del líquido a la Empresa Agroindustrial de Granos Sur del Jíbaro, al centro de alevinaje de la Acuicultura y a los demás beneficiarios del embalse, así como el incremento de las capturas de especies de agua dulce y la limpieza de algunas de sus áreas figuran entre las medidas adoptadas en el territorio para bien de la mayor represa del país.

Con capacidad para acumular 1 020 millones metros cúbicos y un espejo que supera los 100 kilómetros cuadrados, la Zaza constituye un objetivo de alcance estratégico para la agricultura en la región centro sur de Cuba, donde provee agua a importantes programas de desarrollo, y está reconocido como el mayor reservorio de especies de agua dulce de la nación.

Alimentada por el río que le da nombre, además del Tuinucú, el Yayabo y el Cayajaná, la Zaza cuenta con toma de agua del tipo torre con galería para la entrega del líquido al Canal Magistral y dos aliviaderos, uno de seis compuertas con capacidad para evacuar 2 660 metros cúbicos de agua por segundo y otro auxiliar que entra en funcionamiento solo cuando la obra alcanza los 1 020 millones de metros cúbicos.

Para tener idea de la severidad de la sequía en la cuenca durante los últimos años basta saber que por el aliviadero principal de la Zaza no se vierte agua desde el 7 de noviembre del 2013.

Fuente: Periódico Granma

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

feed-image RSS