En parte de Cuba estuvo nublado y, aunque lo intentaron, muchas personas que querían disfrutar de este fenómeno astronómico se lo perdieron.

En algunos sitios especializados y medios de prensa  publicaron estas hermosas imágenes que, además de satisfacer algunas inquietudes por los misterios del cielo, revelan lo hermoso que amaneció el mundo el día del cumpleaños de Fidel.

Todas las Perseidas tienen algo en común. Su zona de entrada en el cielo está en una región próxima a la constelación de Perseo
Las Perseidas son meteoros de velocidad alta (59 km/s) que radian de la constelación de Perseo.
No fue hasta 1835 cuando el astrónomo belga Adolphe Quetelet muestra que se produce una lluvia de meteoros, de forma cíclica en agosto, con su radiante en Perseo
El registro más antiguo que se tiene de la actividad de las perseidas es del año 36 d. C., de los anales históricos chinos donde se cita un pico de meteoros en esas fechas
En la Edad Media y el Renacimiento las perseidas tenían lugar la noche en que se le recordaba, de tal manera que se asociaron con las lágrimas que vertió san Lorenzo al ser quemado en una parrilla.
La proximidad del máximo de la lluvia de meteoros al 10 de agosto, día de San Lorenzo, un mártir que tuvo un muy mal final en una parrilla, hace que las Perseidas sean conocidas también como Lágrimas de San Lorenzo.
Algunas Perseidas son más grandes y generan pequeñas bolas de luz, a las que se llaman bólidos, o bien sencillamente son más largas.
Cada una de estas partículas entra con distinto ángulo y velocidad, y por eso no hay dos Perseidas iguales.
La Tierra actúa como una escoba inexorable y puntual, que barre con su gravedad el campo de polvo del Swift Tuttle. Su atmósfera trabaja como un parabrisas, y va desintegrando las partículas del cometa con las que se topa.
La gravedad de Júpiter y Saturno a veces puede sumar sus efectos y generar Perseidas especialmente intensas, en los llamados «estallidos de actividad».
Se puede decir que los cometas dejan detrás de sí un anillo muy sutil de restos que se van acumulando cada vez que recorren las cercanías del Sol, a lo largo de su órbita.
El cometa que originó este campo de residuos es el Swift Tuttle, un objeto compuesto de polvo, hielo (de agua, monóxido de carbono y dióxido de carbono) que gira en torno al Sol en una amplia órbita, que tarda en recorrer 133 años.
Cada año, alrededor del 12 de agosto, la Tierra atraviesa un campo de residuos dejado por un cometa, como si fuera una estela de polvo dejada por un coche en un camino. Por ese motivo, cada año las Perseidas ocurren en la misma época.
Esto ocurre a una altura de entre 80 y 100 kilómetros, cerca de la línea Karmán, que es el límite a partir del cual la atmósfera se hace más densa.
La fricción del gas de la atmósfera las calienta, las desintegra y las hace brillar
Las Perseidas o Lágrimas de San Lorenzo son fundamentalmente granos de polvo, del tamaño de granos de arena, que entran en la atmósfera a velocidades extremadamente altas, de 10 a 50 kilómetros por segundo.
El año 2126 y sucesivos deberían ser mejores para ver Perseidas, puesto que el Swift Tuttle «recargará» su nube de polvo.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

feed-image RSS