Imprimir

 

La ciudad de Vladivostok, en el Lejano Oriente ruso, ha acogido este jueves 25 de abril la primera cumbre entre el líder norcoreano, Kim Jong-un, y el presidente ruso, Vladímir Putin. Es además la primera visita al extranjero de Kim desde su reelección, el pasado 11 de abril, como presidente del Consejo de Estado norcoreano.

Histórico encuentro

La reunión entre Kim y Putin se realizó en el campus de la Universidad Federal del Lejano Oriente, en la cercana isla de Russki, a donde el presidente ruso hizo su llegada a aproximadamente las 03:30 (GMT). Media hora después acudió el líder norcoreano, que fue recibido con un apretón de manos por parte del mandatario ruso.

Los jefes de Estado procedieron seguidamente a saludar a los miembros de las delegaciones de camino a la sala de negociaciones. Se estimaba que el encuentro cara a cara entre los dos líderes durara una hora, pero se prolongó hasta las dos horas. No se tenía prevista la firma de documentos o la realización de una declaración conjunta en esta cumbre.

Rusia aplaude los esfuerzos norcoreanos en su diálogo con EE.UU.

En los primeros minutos del encuentro, Putin admitió estar "muy contento" de recibir al líder norcoreano tras una prolongada preparación de este encuentro, y expresó su convicción de que esta cumbre ayudará a normalizar la situación en la península coreana.

"Confío en que su visita a Rusia hoy servirá para desarrollar las relaciones bilaterales y le permitirá comprender mejor cómo podemos resolver la situación en la península de Corea, qué podemos hacer juntos, qué puede hacer Rusia para apoyar los procesos que se están efectuando actualmente", indicó el presidente.

Putin también estimó como positivos los esfuerzos del dirigente norcoreano para mejorar las relaciones entre su país y EE.UU., y mencionó además otros temas por abordar en esta cumbre. "En el plano bilateral, por supuesto tenemos mucho que hacer para el desarrollo de las relaciones comerciales y económicas, así como el desarrollo de los contactos humanitarios", indicó.

Kim y las relaciones con Rusia

Kim Jong-un, por su parte, agradeció al inquilino del Kremlin por apartar un lugar en su agenda para esta reunión, y externó su esperanza de que esta histórica visita se traduzca en un avance en torno a la normalización en la península coreana.

"La situación en la península de Corea es de gran interés para toda la comunidad internacional. Las negociaciones serán un evento importante para evaluar juntos esta situación e intercambiar opiniones", añadió el dirigente norcoreano.

Por otra parte, Kim expresó su deseo de que la cumbre fortalezca aún más las relaciones "tradicionalmente amistosas" y de "raíces profundas" entre Rusia y Corea del Norte. Putin, por su parte, recordó que el difunto padre del líder asiático, Kim Jong-il, fue uno de los impulsores de esta "amistad" entre las dos naciones.

Resultados "muy significativos"

Después de estar reunidos cara a cara más de dos horas, Putin y Kim han hecho un balance del encuentro ante los periodistas.

El líder norcoreano ha subrayado que su principal objetivo en Rusia es discutir la solución de los problemas de la península de Corea. En este sentido, Kim ha calificado el intercambio de opiniones con el mandatario ruso de "muy significativo" y ha expresado la esperanza de que las negociaciones entre Rusia y Corea del Norte en un formato ampliado "continuarán de manera útil y constructiva".

El presidente ruso, por su parte, ha relatado haber abordado con Kim el desarrollo de las relaciones bilaterales y mantenido "detalladas negociaciones sobre la situación en la península coreana". Además, Putin ha agradecido a Kim haber aceptado la invitación de visitar a Rusia.

Tras esta aparición ante los medios las negociaciones de ambos líderes han continuado en un formato más amplio, con la participación de las respectivas delegaciones. Luego, antes del almuerzo de trabajo, los dos líderes intercambiaron de regalos. Kim Jong-un obsequió a Putin con una espada "que encarna el poder y el alma del pueblo coreano", mientras que el presidente ruso regaló al líder norcoreano un servicio de té, que incluye los portavasos tradicionales que se usan generalmente para tomar infusiones en el tren.

Almuerzo

Durante el almuerzo de trabajo, celebrado tras las negociaciones, Vladímir Putin alabó los esfuerzos de Corea del Norte hacia la distensión en la península y llamó a la comunidad internacional a encontrar las vías para dar garantías de seguridad a Pionyang. 

"Gracias a las iniciativas de Kim Jong-un, en los últimos meses la situación sobre la península coreana se está estabilizando", ha declarado Putin al añadir que "Rusia busca contribuir de manera activa al avance en la vía de la resolución político-diplomática". "Saludamos los pasos del Gobierno de Corea del Norte dirigidos a establecer un diálogo directo con EE.UU. y a normalizar las relaciones entre Seúl y Pionyang", ha concluido el mandatario ruso.

Por su parte, el líder norcoreano calificó las conversaciones de productivas y exitosas.

"El desarrollo y fortalecimiento continuo de las relaciones estratégicas y amistosas tradicionales de Corea del Norte y Rusia a un nuevo nivel de acuerdo con los requisitos de una nueva era es una postura inquebrantable y un rumbo estratégico para mí y para el Gobierno norcoreano", ha aseverado Kim.

Putin, sobre su primer encuentro con Kim

En el marco de la rueda de prensa, celebrada tras concluir la reunión con el líder norcoreano, Vladímir Putin ha destacado que "está contento" con los resultados de sus negociaciones.
Además, ha definido a Kim como una persona que "sabe llevar una discusión de manera abierta" sobre el conjunto de cuestiones de la política internacional. "Puedo confirmar que es un interlocutor bastante interesante e informativo", ha agregado Putin.

Al respecto de la solución a la desnuclearización de Corea del Norte, el mandatario ruso ha hecho hincapié en que esta cuestión debe ser tratada en el marco de lo previsto por el derecho internacional.

"Corea del Norte necesita garantías de su seguridad, de la preservación de su soberanía. ¿Qué tipo de garantías podrían ser excepto las  jurídico-internacionales? Tenemos que dar los primeros pasos para aumentar la confianza. Me parece que, en general, al final, es posible", ha indicado Putin.

Al ser preguntado sobre qué se debería hacer para resolver la situación en la península coreana, Putin ha afirmado que resolver el problema de la desnuclearización de la península coreana fue posible ya en el 2005, cuando se llegó a un acuerdo entre Pionyang y Washington, "pero después, de repente, por alguna razón, a los socios norteamericanos les pareció que las condiciones establecidas y acordadas por Washington no eran exhaustivas, que había que agregar algo más. Cuando comenzaron las añadiduras Corea del Norte abandonó el acuerdo", ha recordado.

"Si actuamos de esta manera: un paso adelante, dos pasos atrás, no lograremos el resultado deseado", ha señalado, agregando que "lograr este objetivo es finalmente posible" si todas las partes involucradas en este proceso progresan con cuidado y gradualmente, "respetándose mutuamente y respetando los intereses de los demás".

"Lo más importante es restaurar la solidez del derecho internacional para volver a una situación en la que el derecho internacional, y no la 'ley del puño', determine la situación en el mundo", ha aseverado Putin. "Si logramos esto, será el primer paso, el paso más importante para resolver situaciones tan difíciles como la que vive la península de Corea", ha indicado el presidente ruso.

Asimismo, el presidente ruso ha señalado que los intereses de Moscú y Washington coinciden "de alguna manera" en el problema de la desnuclearización de la península coreana. Por ejemplo, Rusia también aboga por la desnuclearización completa de la península de Corea. "Como norma general, estamos en contra de la propagación de armas de destrucción masiva en todo el mundo", ha insistido el presidente ruso. En lo que su refiere a EE.UU., "la reducción de la amenaza de conflictos nucleares es ciertamente una prioridad común", ha subrayado Putin.

La Universidad Federal del Lejano Oriente en la isla de Russki (Primorie, Rusia). / Yuri Maltsev / Reuters

Además, el presidente de Rusia ha explicado que las conversaciones a seis bandas sobre la desnuclearización de la península coreana serán necesarias cuando se aborden las garantías internacionales para Piongyang. Y ha afirmado que en estos momentos no existe una necesidad urgente de llevarlas a cabo.