abbot-gobernador-de-texas-cubaEl gobernador de Texas Greg Abbott. Foto: Texas Tribune.

Los empresarios de Texas son firmes defensores del restablecimiento de las relaciones comerciales con Cuba, aseguró hoy el columnista de The Texas Tribune, Patrick Svitek.

 

Cuando el Presidente Barack Obama lanzó su política para normalizar las relaciones de Estados Unidos con Cuba, un coro de republicanos, incluyendo muchos en Texas, criticaron la decisión. El primero de ellos, el senador Ted Cruz, descendiente de cubanos y ahora candidato presidencial.

 

Sin embargo, estuvo ausente de este coro uno de los mentores Cruz, el gobernador Greg Abbott. Casi un año después de la decisión de Obama, Abbott se dirige a La Habana el lunes para una visita de tres días, con la esperanza de aprovechar la renovada relación entre los dos países a favor de una bonanza económica para Texas, que podría convertirse en uno de los principales socios comerciales de Cuba en Estados Unidos.

 

Esta postura, dice el Texas Tribune, “es el último ejemplo de lo mucho que ha cambiado la política en torno a las relaciones entre Estados Unidos y Cuba… La mentalidad de la Guerra Fría se desvanece”.

 

“Es notable cuando se tiene, por un lado, a un republicano cubano-americano de Texas candidato a la presidencia, y por el otro, al gobernador del mismo Estado, que ha tomado la decisión de desafiar directamente la posición de esa persona respecto a Cuba”, aseguró al diario Julia Sweig, investigadora principal de Lyndon B. Johnson School of Public Policy de la Universidad de Texas, en Austin. “Esa es una declaración de que hay un cálculo económico orientado al futuro, que estamos viendo reflejado en el país, no sólo en Texas, dentro del Partido Republicano”.

 

“Hay un enorme cambio tectónico dentro del Partido Republicano, y creo que Greg Abbott está de lleno dentro de ese nuevo consenso”, añadió Sweig, partidaria de la normalización de las relaciones entre los dos países.

 

En un comunicado en el que anunciaba anunciando el viaje, Abbott dejó en claro que él ve una oportunidad económica en su visita a la Isla en las actuales circunstancias.

 

En los últimos años, añade el columnista, la política de Estados Unidos hacia Cuba ha sido percibida cada vez más como obsoleta y contraproducente. Una encuesta del New York Times de 2014 encontró que el 60 por ciento de los estadounidenses apoya el restablecimiento de los vínculos con el país.

 

Abbott precisó que en la visita, del 30 de noviembre al 2 de diciembre, se reunirá con funcionarios del Ministerio de Comercio Exterior e Inversión Extranjera, del Puerto de Mariel y de la Corporación de Importaciones y Exportaciones Cuba (Cimex).

 

“Con una nueva era de restricciones comerciales mitigadas y de viajes entre Estados Unidos y Cuba, Texas, como duodécima economía del mundo, tiene la oportunidad de capitalizar y ampliar su presencia económica en ese país y en el extranjero”, dijo el gobernador.

 

En un comunicado el martes, Abbott comentó que “abrir la puerta a los negocios con Texas ampliará la libre empresa y la libertad que fluye de esto. Espero con interés la ampliación de las oportunidades de negocio tanto para Texas y Cuba”.

 

Abbott será acompañado por Tracye McDaniel, director general de TexasOne, iniciativa creada por la Corporación de Desarrollo Económico de Texas para comercializar y promover los negocios del estado, y otros líderes del comercio y la economía.

 

Abbott será el tercer gobernador que visita Cuba desde que Obama anunció que iba a normalizar las relaciones con el país caribeño en diciembre pasado. El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, un demócrata, y el gobernador de Arkansas Asa Hutchinson, un republicano, viajaron a Cuba en abril y septiembre, respectivamente.

 

Silencio en el frente

El columnista del Texas Tribune aseguró que la mayoría de los críticos de los esfuerzos de Obama en Cuba no estaban listos para abalanzarse sobre el viaje de Abbott, al menos por ahora. Ni Cruz ni Marco Rubio, republicano también en la carrera por la Casa Blanca, respondieron a las solicitudes de comentarios del diario. Tampoco un número de miembros republicanos en el Congreso de Texas usualmente críticos de Obama en el tema.

 

TexasOne ha fletado el avión en el que el Gobernador viajará a Cuba y pagará todos los gastos para el viaje a excepción de la seguridad, que correrá a cargo del Departamento de Seguridad Pública de Texas, dijo el diario.

 

Actualmente, los únicos vuelos entre Estados Unidos y Cuba son los charter privados desde un puñado de Estados, sin incluir Texas. El gobierno de Cuba dio su autorización para que el avión de Abbott vuele de Austin a La Habana.

 

Este es el segundo viaje internacional de Abbott como gobernador. En septiembre, viajó a la Ciudad de México y se reunió con funcionarios mexicanos. Abbott terminó su viaje de México con dos acuerdos firmados destinados a promover proyectos de infraestructura y energía entre México y Texas.

 

El diario reconoció que con Cuba la posibilidad de acuerdos inmediatos es más difícil. ”Usted está tratando con una estructura de negocio de Cuba completamente diferente a la de México”, dijo una fuente. “Para este viaje, la esperanza es realmente introducir y aprender acerca de las posibilidades potenciales.”

 

Entre los defensores firmes de la normalización de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba está la comunidad empresarial, que ve en las posibilidades de comercio con Cuba una obviedad para el crecimiento económico, aseguró el Texas Tribune. Esto podría ser especialmente cierto para Texas, clasificado regularmente como el estado número 1 en los Estados Unidos para las exportaciones.

 

“En general, los republicanos han tendido a ser librecambistas, y creo que es un error para ellos dar la espalda al comercio. Comercio significa empleos para los residentes de Texas”, dijo Bill Hammond, presidente de la Asociación de Negocios de Texas. “Creo que es miope en los que no quieren normalizar las relaciones.”

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

feed-image RSS