El-incidenteEl incidente ha ocurrido en las oficinas de la organización Inland Regional Center.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Al menos 14 personas murieron durante un ataque con rifles de asalto en el oeste de Estados Unidos, en la ciudad californiana de San Bernardino.

 

En el tiroteo –que se produjo en las oficinas del Inland Regional Center, una organización que trabaja con personas discapacitadas– otras 17 personas resultaron heridas.

 

Horas más tarde, dos sospechosos –un hombre y una mujer fuertemente armados– resultaron muertos en una calle de la ciudad luego de un enfrentamiento con la policía.

 

Las autoridades identificaron a uno de los sospechosos como Syed Farook, un estadounidense de 28 años que trabajaba para el departamento de Salud Pública del condado.

 

La mujer, por su parte, respondía al nombre de Tashfeen Malik.

 

Una tercera persona está bajo la custodia de las autoridades, pero todavía no se ha confirmado si está vinculada con los incidentes.

 

El ataque de San Bernardino es el que más muertos ha dejado en EE.UU. desde la masacre de la escuela de Sandy Hook de diciembre de 2012, en la que 26 personas perdieron la vida.

 

Pero, por el momento todavía no se han establecido los posibles motivos para el ataque.

Inicialmente las autoridades no descartaron la posibilidad de un “acto de terrorismo”, con el FBI considerando a la posibilidad de “terrorismo doméstico”.

 

Pero luego de la identificación de Farook el Consejo de Relaciones Islámico-Estadounidenses (CAIR, por sus siglas en inglés) pidió no saltar a conclusiones precipitadas.

 

Y el jefe de la policía de San Bernardino, John Burguan, confirmó luego que Farook había abandonado una celebración de su trabajo que tenía lugar en el sitio del tiroteo “de una forma que se puede describir como enojado”.

Balas.-Reuters-580x326Balas. Foto: Reuters

“Como para una misión”

El ataque contra las oficinas del Inland Regional Center se produjo a eso de las 11:00 am hora local (19:00 GMT).

Según el jefe Burguan, los atacantes –que inicialmente se pensaba habían sido tres– portaban “armas largas” e iban vestidos con ropas de tipo militar.

“Vinieron preparados para hacer lo que hicieron, como si estuvieran en una misión”, dijo el policía.

En los últimos 10 años hubo más muertos por tiroteos que por ataques calificados de “terroristas” en EE.UU.

La cadena local KABC-TV entrevistó a un hombre que aseguró que su mujer trabaja en el edificio en el que ocurrió el tiroteo y que esta vio como un hombre entraba en las oficinas y empezaba a disparar.

Otro hombre contó haber recibido un mensaje de su hija que decía: “Tiroteo en mi trabajo. La gente está atrapada en la oficina, esperando a la policía. Reza por nosotros. Estoy atrapada en mi oficina.”

Imágenes emitidas por la televisión estadounidense instantes después del tiroteo mostraban una elevada presencia policial y de ambulancias en la zona del tiroteo y gente abandonado un edificio con las manos en alto.

Un equipo de desactivación de explosivos también acudió al lugar del tiroteo. Las autoridades creen haber encontrado al menos un artefacto explosivo.

Una representante del Inland Regional Center le explicó a medios locales que el tiroteo ocurrió en una sala de conferencias en la que se estaba llevando a cabo una celebración navideña del departamento de Salud Pública del condado, para el que trabajaba Farook.

Y desde el inicio hubo sugerencias de que la actividad podía haber sido el blanco del ataque.

La persecución

Los primeros reportes sobre el tiroteo apuntaban a la participación de “hasta tres atacantes”, que habrían huido de la escena en un automóvil de color oscuro.

Pero la policía ahora dice creer que solamente fueron dos las personas involucradas, aunque eso está por confirmarse.

Según el jefe Burguan, los reportes sobre la salida intempestiva de Farook de la fiesta llevaron a las autoridades hacia su casa, en la vecina ciudad de Redlands.

Y cuando llegaron las autoridades, unas cuatro horas después del ataque, el sospechoso se dio a la fuga junto a Malik, produciéndose una persecución que terminó en medio de una lluvia de disparos.

Durante el enfrentamiento, un oficial de policía también resultó herido, pero su vida no peligra.

Fue también ahí que se arrestó a un hombre que trataba de huir de la escena, aunque su posible vinculación con los incidentes no ha sido establecida.

persecución-ABC-580x326Persecución. Foto: ABC

“Como en ninguna parte del mundo”

 

El presidente de EE.UU., Barack Obama, fue inmediatamente informado de la situación y se declaró consternado.

 

“Algo que sabemos es que hay un patrón de tiroteos en este país que no se da en ningún sitio del mundo”, dijo Obama tras conocerse la noticia.

 

“Se pueden tomar algunas medidas, no para eliminar todos los incidentes, sino para asegurarnos de que suceden con menos frecuencia”.

 

A un año de Sandy Hook: el drama silencioso de las muertes de niños por armas en EE.UU.

 

La matanza de San Bernardino ocurrió menos de una semana después de que un hombre matara a tres personas en una clínica de servicios reproductivos de Colorado.

El-tiroteo-foto-Reuters-580x326El tiroteo Foto: Reuters

Se-llevAN-HERIDOS-580x326Heridos. Foto: Reuters

El-carro-de-los-asesinos-580x326El carro de los asesinos

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

feed-image RSS