tamir-rice

Un gran jurado en Cleveland, Ohio, exoneró hoy a dos policías acusados de la muerte de Tamir Rice, un niño afroamericano de 12 años a quien dispararon mientras jugaba con una pistola de plástico en un parque el 22 de noviembre de 2014.

 

El procurador del condado de Cuyahoga, Timothy McGinty, informó este lunes que el gran jurado declinó presentar cargos por la muerte del menor. “El resultado no va a animar a nadie, ni debe”, sostuvo el funcionario.

 

El procurador afirmó que la muerte del niño ocurrió en condiciones de “una tormenta perfecta”, en la que se combinaron el error humano y la falta de comunicación.

 

Los policías blancos Timothy Loehmann, de 26 años, y Frank Garmback, de 46, acudieron ante un reporte de que “un muchacho” armado con una pistola, descrita como “probablemente falsa”, amenazaba a la gente en un parque de la ciudad.

 

Los agentes informaron que al llegar al lugar, Rice trató de tomar la pistola que portaba en su cintura, y que apenas unos segundos después, Loehmann le disparó en dos ocasiones.

 

Las autoridades determinaron después que la pistola que portaba el menor era de plástico. El niño murió un día después del incidente.

 

La muerte de Rice pasó a formar parte de una serie de incidentes similares que motivaron protestas en múltiples ciudades de Estados Unidos.

 

Las protestas derivaron en la formación del movimiento Black Lives Matter (Las vidas negras importan), constituido por grupos de afroamericanos que se manifiestan contra el exceso en el uso de la fuerza por parte de policías anglosajones.

 

La decisión del gran jurado en el caso de Rice se produjo luego de que el panel examinara las acciones del agente Loehmann y de su oficial de entrenamiento, Garmback.

 

Tamir probablemente tenía la intención de mostrar a los agentes que su arma era de juguete, pero no había forma de que los agentes supieran que era una réplica, dijo McGinty, al informar de la decisión del gran jurado.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

feed-image RSS