macri

El gobierno argentino de Mauricio Macri emprenderá esta semana en Nueva York las negociaciones con los fondos buitre en el marco de una política económica en la que prevé un endeudamiento exterior por 30 mil millones de dólares.

 

Desde el ejecutivo se confirmó que el secretario de Finanzas y enviado especial de Macri a la plática, Luis Caputo, partirá la noche del martes a Nueva York para reunirse al día siguiente con Daniel Pollack, el "Mediador Especial" que designó el juez Thomas Griesa.

Allí estarán también los representantes de los fondos buitre, entre los que se encuentran los fondos de capitales NML y Aurelius, los principales litigantes contra Argentina. De hecho, será la primera reunión que el funcionario argentino tendrá con ellos.

Con Pollack será la tercera. En la semana de la asunción de Macri, aunque previo a esta el designado secretario de Finanzas viajó a la "Gran Manzana" y sostuvo un primer encuentro con Pollack para manifestar que el nuevo gobierno estaba interesado en avanzar rápidamente en esta cuestión.

Después, el 21 de diciembre, ya en el puesto, Caputo volvió a platicar con el "Special Master", cita en la cual se determinó un cronograma de negociaciones y el funcionario argentino calificó de intercambio constructivo.

El diálogo con el mediador permanecía paralizado desde julio de 2014 cuando el entonces ministro de Economía, Axel Kicillof, criticó el desempeño de Pollack al considerarlo imparcial, luego que este declaró a Argentina en situación de cesantía de pago.

La medida que emanó del bloqueo en el esquema de pagos dispuesto por Griesa, quien congeló los fondos que el gobierno argentino giró a través del Banco de Nueva York para saldar sus compromisos con los acreedores.

Eso provocó que el país no pudiera cancelar deuda con los tenedores de bonos que aceptaron los canjes de 2005 y 2010.

Así, el miércoles la oficina de Pollack será nuevamente el escenario donde tendrán lugar las negociaciones con los fondos buitre que compraron en 2008 bonos de terceros a precios viles en medio del estallido de la crisis financiera global.

Posteriormente, demandaron al país en los tribunales estadounidenses por una suma que hoy asciende a 10 mil millones de dólares.

El ministro argentino de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat Gay, dijo el pasado miércoles que en caso de haber un acuerdo en la negociación con los "holdouts", se remitirá al Congreso una propuesta de ley para que sea refrendada por los legisladores.

En un comentario, el portal informativo El Destape señala que una de las prioridades del primer año de gestión de Macri es normalizar el sector financiero externo con la idea de cumplir la promesa electoral de ingresar dólares lo cual ya está haciendo pidiendo préstamos.

Pero uno de los obstáculos más grandes está en el tribunal neoyorquino de Griesa, ya que el juicio con los fondos buitre no tiene más instancias de apelación y el único camino disponible es el de sentarse a negociar. A partir del miércoles 13 los enviados de Macri comenzarán a hacerlo.


En otro comentario, el diario Tiempo Argentino advierte que el equipo económico avanza en una serie de medidas de mercado para iniciar un nuevo ciclo de endeudamiento en el exterior que se calcula en 30 mil millones de dólares.

La pregunta es qué acuerdo se alcanzará con los fondos buitres y cuál será el costo real que el país deberá pagar para financiarse.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

feed-image RSS