brexit-economia-reino-unidoAlgunos conservadores creen que la isla debe aspirar a entrar en el mercado único como estado externo a la UE.

El Reino Unido se enfrenta hoy a una incertidumbre creciente sobre todo en el plano económico, debido al Brexit o su salida de la Unión Europea (UE).

 

Luego de ocho días de realizado el referéndum aparece en la palestra una crisis política sin precedentes, y un temor a que la economía y el comercio del país salga afectada, sobre todo en cuanto al tema de las finanzas y los bancos.

 

Uno de los puntos fundamentales esta en las expectativas creadas acerca del tipo de modelo de relaciones a las que aspira Londres con los 27 restantes socios comunitarios.

 

Algunos conservadores creen que la isla debe aspirar a entrar en el mercado único como estado externo a la UE, pero negociando condiciones especiales para la libertad de movimientos, una posibilidad que Bruselas no ve con buenos ojos.

 

Existen otros modelos sobre la mesa, como el de Suiza, con acuerdos en diversas áreas comerciales, pero fuera del Espacio Económico Europeo (EEE).

 

A la incertidumbre sobre los futuros lazos económicos con Europa se suma la renovada presión interna por escindirse del Reino Unido que llega desde Escocia e Irlanda del Norte, donde la opción de seguir en la UE se impuso en el referéndum del día 23.

 

Las consecuencias del Brexit llegaron también a Gales, donde algunas voces también reclaman la independencia de la región, y hasta Australia, donde algunos mencionan el dejar de estar bajo soberanía de la monarquía británica.

 

Incluso, días antes del referéndum, el ministro de Economía, George Osborne, advirtió de que el Brexit podría obligarle a presentar un presupuesto de emergencia ante un agujero negro de 30 mil millones de libras (35 mil 700 millones de euros).

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

feed-image RSS