turquia-policia

Las autoridades de Turquía expulsaron del cargo a más de dos mil policías por supuestos vínculos con el fallido golpe militar del pasado 15 de julio, según un decreto publicado hoy en la Gaceta oficial turca.

 

El Gobierno tomó la medida en el ámbito del estado de emergencia proclamado en el país tras la asonada.

En total, dos mil 692 personas perdieron su condición de funcionario: dos mil 360 agentes de la Policía, 196 empleados de la Autoridad de Telecomunicaciones y 136 oficiales del Ejército, desde sargentos hasta generales.

A estas cifras se suman los 4 mil 897 funcionarios expulsados hasta ahora, entre ellos más de 3 mil militares, según dijo el primer ministro turco, Binali Yildirim, el pasado sábado.

Yildirim también apuntó que un total de 75 mil funcionarios o empleados de sectores públicos suspendidos de su función esperan por la revisión de su caso.

Todos ellos son sospechosos de mantener vínculos con la organización del clérigo turco Fethullah Gülen, exiliado en Estados Unidos desde 1999 y acusado por Ankara de instigar la asonada.

Turquía solicitó la extradición de Gülen, quien niega su implicación en la rebelión militar y condenó el intento de golpe en el país euroasiático.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

feed-image RSS