bolivia evom salidamar

En pleno siglo XXI no debería existir una sola nación en nuestro planeta sin acceso al mar, declaró hoy el presidente boliviano, Evo Morales, al inaugurar la reunión del Grupo de Países en Desarrollo sin Litoral (PDSL).

 

Ministros de Transporte y delegaciones de 34 países participan en el foro, auspiciado por la ONU, que durante dos días sesionará en la ciudad oriental de Santa Cruz.

'Cómo podemos admitir que uno de los más importantes patrimonios comunes de la humanidad esté restringido para más de 500 millones de personas', se preguntó el mandatario.

El PDSL está integrado por 32 naciones: 16 de África, 10 de Asia, cuatro de Europa Occidental y dos de América Latina (Bolivia y Paraguay).

En su discurso, Evo recordó que el problema de la mayoría de estas naciones no sólo se refiere a la distancia al mar, sino a las barreras artificiales establecidas por políticas discriminatorias y de exclusión en los países de tránsito.

Pero el problema más grave, dijo, es cuando nos enfrentamos a la voracidad de las empresas privadas que han convertido nuestra penosa situación de mediterraneidad en un lujoso y lucrativo negocio.

El presidente citó un informe de la Conferencia de la ONU sobre Comercio y Desarrollo, según el cual el costo por contenedor para los privados del litoral es de cuatro mil 350 dólares para las importaciones y de tres mil 550 para las exportaciones.

Sin embargo, el promedio para el resto de los países está en el rango de mil 150 dólares.

Bolivia abogó en la reunión por la creación de un Índice de Libertad de Tránsito para comparar, medir y evidenciar los obstáculos en este sentido, así como existe un indicador para el desarrollo humano y las desigualdades sociales.

Evo expuso ante la conferencia la situación concreta de Bolivia, un país que nació a la independencia con más de 400 kilómetros de costas, sin embargo, ese territorio le fue arrebatado por una invasión chilena en 1879.

El mandatario denunció las barreras para el tránsito de la mercancía boliviana por el territorio chileno, el mal estado de las carreteras y la falta de inversión en infraestructuras.

Recordó que los principales puertos del vecino país están privatizados, hay falta de personal y la carga boliviana es postergada y discriminada.

Esa confrontación no se ha resuelto, es un tema pendiente, dijo el jefe de Estado, y recordó que su país decidió llevar el tema de un acceso soberano al mar a la Corte Internacional de Justicia de La Haya.

A pesar del enclaustramiento, Bolivia presenta buenos resultados económicos gracias a la recuperación de los recursos naturales y a la nacionalización de las empresas públicas, recordó.

El mandatario agradeció la presencia en el encuentro de ministros de países de Asia, África y América Latina, del vicepresidente de Perú y ministro de Transporte, Martín Vizcarra, de funcionarios de la ONU, y de una delegación chilena.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

feed-image RSS