violencia venezuela

Orlando José Figuera, de 22 años de edad, acaba de morir en un hospital tras haber sido golpeado, herido con arma blanca y quemado durante una manifestación en Caracas.

El joven fue atacado por un grupo de opositores por ser considerado un militante del chavismo.

En tanto, medios como el diario El País de España siguen insistiendo en el carácter "pacífico" de las protestas opositoras, y atribuyen las más de 60 víctimas mortales registradas hasta ahora únicamente a las fuerzas del orden.

Como si fuera poco, se insulta abiertamente al mandatario venezolano. "Tonto" es uno de los epítetos más inocentes que utiliza el mencionado periódico al referirse al líder de la República Bolivariana.

Al mismo tiempo, la prensa dominante hace la vista gorda ante masivas protestas antigubernamentales en países como Brasil, donde se exige la salida del poder de presidente Michel Temer, a quien acusan de corrupción.

El uso por la policía brasileña de balas de goma y gases lacrimógenos contra los manifestantes tampoco importa a instituciones como la Organización de Estados Americanos (OEA), que no deja de cuestionar la legitimidad del Gobierno de Nicolás Maduro, al tiempo que guarda silencio sobre la represión de protestas en otros países de la región, entre ellos Argentina o Chile.

Según el analista venezolano Luis Francisco Laya Torres, la presión mediática y política sobre Venezuela es promovida por Washington, que busca "generar un golpe de Estado" en el país sudamericano.

La misma estrategia se aplicó para derribar al expresidente libio Muamar Gadafi, agregó el interlocutor de Radio Sputnik, quien afirmó que EE.UU. busca imponer a un Gobierno títere en Venezuela para "seguir saqueando" a esa nación caribeña.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

feed-image RSS