ciudad guantanamo centro

Los planes de ordenamiento territorial urbano de las ciudades de Guantánamo y Baracoa fueron aprobados por el Consejo Técnico de Planificación Física en la provincia más oriental, en presencia del General de División Samuel Rodiles Planas, presidente de este organismo en Cuba.

Proyectadas hasta 2030, las determinaciones adoptadas buscan resolver los problemas de urbanización que afectan el adecuado funcionamiento citadino y ponen en peligro a sus habitantes.

“En Baracoa, el huracán Matthew sacó a la luz deficiencias en los sistemas de viales, abasto de agua y drenajes pluvio residuales, así como el crecimiento acelerado de barrios en zonas de inundaciones”, según Carlos Rodríguez Otero, vicepresidente del consejo técnico nacional.

A ello se suman la utilización inadecuada de espacios públicos, concentración de servicios en el centro urbano en detrimento de las comunidades periféricas, insuficientes obras de protección costera y ocupación de las laderas montañosas y mesetas altas, que han deteriorado las fajas verdes del municipio.

La ciudad capital, por su parte, debe resolver cuestiones como el bajo aprovechamiento de los suelos y la contaminación de las aguas superficiales por vertimientos ilegales, directos y sin tratamiento en ríos y lagunas, lo mismo por instituciones estatales que desde el sector residencial, dado que el 54 por ciento de la población no tiene servicio de alcantarillas.

Sobre las perspectivas de urbanización, la arquitecta Milagros Broche, especialista de la Dirección provincial de Planificación Física, señaló que “existen suelos edificables en los Repartos Caribe, Rubén López Sabariego, Villa Toa, Mártires de Granada y Río Guaso” y llamó la atención sobre el peligro de las construcciones en las márgenes de los ríos Bano, Guaso y Jaibo, así como el deterioro del centro histórico de la Villa, donde el 60 por ciento del fondo habitacional está declarado en regular y mal estado.

El General de División Rodiles Planas subrayó el alto costo económico de la aplicación de las propuestas, por lo que sugirió iniciar por aquellas acciones que demanden menor financiamiento e impacten de forma positiva en la calidad de vida de la población.

El Consejo Técnico reconoció los avances en la elaboración de los planes de ordenamiento de Maisí y Caimanera –a presentarse posteriormente- así como la importancia del trabajo conjunto con otras organizaciones como Recursos Hidráulicos, la Unión Eléctrica, ETECSA, Vivienda, Servicios Comunales, Comercio Interior, Salud Pública, Educación, Cultura e Industrias, medulares en los procesos de desarrollo socioeconómico de la provincia.

Ibis Menéndez Cuesta, subdirectora de urbanismo del IPF, felicitó a los especialistas del Alto Oriente, por la labor investigativa, cuya implementación dotará a los municipios guantanameros de una política de desarrollo físico- espacial que integra las actividades económicas, sociales y culturales, orientadas hacia la protección ambiental y el desarrollo sostenible.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

feed-image RSS