cine caimanera

Oscar López Rivera verá que “Todo Guantánamo es nuestro”,  y además suyo, cuando se proyecte el  documental homónimo sobre la ilegítima base naval impuesta por Estados Unidos a Cuba, desde 1903.

El independentista puertorriqueño, arbitrariamente encarcelado en Estados Unidos durante casi 36 años, será objeto de multitudinaria acogida en Caimanera, tras  honrar, en la ciudad de Guantánamo, a la Heroína Mariana Grajales Coello, en la Plaza de la Revolución que lleva su nombre, intercambiar con las máximas autoridades de la provincia, y recibir el reconocmiento de estas.

La sala habilitada con tercera dimensión en este municipio será el escenario de la proyección del audiovisual del progresista y revolucionario realizador colombiano Hernando Calvo Ospina, obra calificada como acto de justicia a quienes permanecen inquebrantables a lo largo de la  única frontera artificial de la ínsula caribeña.

El documental resume en 37 minutos agresiones y asesinatos perpetrados desde la base contra ciudadanos cubanos,  perjuicios ambientales y económicos, y la amenaza a la integridad del país  que aun entraña la presencia de los usurpadores de ese pedazo de tierra cubana.

La devolución del territorio del que inconstitucionalmente se apropiaron las tropas norteñas, es una demanda constante del  Gobierno Revolucionario, a la que se suma el desmantelamiento del centro de detención y tortura  creado allí a principios de la actual centuria, y al cual hace alusión el documental.

Según expertos, la actitud imperial mantenida por los marines en territorio guantanamero,  y sus efectos nocivos, palidecen cuando se les compara con los soportados por los conciudadanos del líder independentista que habitan  la puertorriqueña Isla de Vieques.

Utilizada desde 1941 por los estadounidenses para ejercicios castrenses, el ensayo de bombas, misiles y otras armas, las cuales mantienen aun contaminada el área, los invasores abandonaron, por presión de  intensas protestas populares, la base militar,  pero no del todo.

Pese a sus promesas, los yanquis se  fueron  sin cumplir las obligadas  tareas de limpieza y retirada de explosivos, y los problemas de contaminación, al igual que el peligro de muerte en la zona, aun perduran.

Los organizadores de la presentación de “Todo Guantánamo es nuestro”, previeron  un amplio debate en torno al documental, teniendo en cuenta las citadas circunstancias y recientes declaraciones de López Rivera.  

Poco después del  homenaje en el cementerio de Santa Efigenia al líder de la Revolución, Fidel Castro,  a José Martí,  Mariana Grajales y Carlos Manuel de Céspedes, el indoblegable luchador defendió el derecho de Cuba a recuperar el territorio ocupado por Estados Unidos en la base naval de Guantánamo y a ser dueña de su geografía completa.

También  se pronunció contra la injerencia imperial y el criminal bloqueo económico, comercial y financiero  de la nación norteña, para tratar de asfixiar a un pueblo que jamás renunciará a su soberanía.

Sobre ese criterio es de esperar que insista durante su encuentro  con los vecinos del marino poblado,  colectivos laborales  y el personal del museo municipal 19 de diciembre,  nombrado así en homenaje a la  fecha de la  liberación definitiva de la localidad, en 1958.

Ese combate fue encabezado  por tropas del Ejército Rebelde, al mando del entonces capitán Demetrio Montseny Villa, pertenecientes al II Frente Oriental Frank País,  contingente guerrillero encabezado por el entonces Comandante Raúl Castro.

Otros aspectos históricos relativos a Caimanera, explicarán a López Rivera, quien  pasó  en total aislamiento la tercera parte de su prolongado encierro, y desde su arribo a la Isla de la Libertad, el pasado 19 de noviembre,  ha sido objeto de incontables gestos de respeto y admiración, por parte del pueblo y de las autoridades y organizaciones políticas y de masas de los territorios visitados.

Fuente: Cubasí

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

feed-image RSS