Imprimir

marcha antorchas vigilia2

Cientos de estrellas parecían haber descendido y caminar entre los seres humanos. La noche de este 27 de enero se convirtió así, en una de las más trascendentales del año. Y es que miles de luces se encendieron a pesar del persistente viento, para iluminar una larga noche de tributo al más universal de los cubanos.

Cada una de esas luces, representaban sueños, convicciones, abnegación, y compromiso de continuar ideas y materializarlas. Nuevamente José Martí volvió como inspiración para todos, en el advenimiento del aniversario 165 de su natalicio.

Tal y como lo hiciera la histórica generación del centenario hace 65 años, esta vez, más de 15 mil jóvenes guantanameros recorrieron la avenida de los Estudiantes, una de las más importantes de la ciudad entre ríos, para perpetuar en cada uno de ellos, en cada una de las personas que observaban desde sus casas la más iluminada de las noches, el legado del Poeta, del Hombre de ideas y acción, del Alumno de Mendive, del Periodista; del Padre de José Francisco Martí, del Apóstol, del Mayor General y Delegado del Partido Revolucionario Cubano caído en Dos Ríos.

Jóvenes de la Federación de Estudiantes de la Enseñanza Media y la Federación Estudiantil Universitaria invocaron al Apóstol este 27 de enero en la Marcha de las Antorchas, con las consignas en la voz y el corazón del más leal seguidor del pensamiento martiano, Fidel Castro, el cubano que se encargó de materializar el anhelo de Martí: hacer de Cuba una isla libre y soberana.

marcha antonchas vigilia

Una antorcha gigante se gestó en Guantánamo, cargada del fervor de la novel generación de esta ciudad, llena del entusiasmo y la energía que los caracteriza y motivados también por el aniversario 60 de la Revolución Cubana, el 150 del inicio de las guerras por la independencia, los 65 años del Asalto a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes, y el natalicio 115 de Mella y 90 de Ernesto Che Guevara.

Como cada año, a la tea siguió la solemne vigilia de tributo al Héroe Nacional de representantes de religiones, organizaciones fraternales, y de la sociedad guantanamera en su conjunto, convocados todos por la filial provincial de la Sociedad Cultural José Martí.

Cada palabra, coreografía, interpretación musical u orquestal, mostró al brillante y sensible escritor que fue Martí, sus versos y prosa se convirtieron en maravillosa inspiración para el coro Voz Tempo, la banda provincial de conciertos, la compañía Danza Fragmentada, el Conjunto Lírico Alberto Dávalos, el Octeto Nubes y actores del Teatro Guiñol, conjunto artístico que protagonizó la velada e inmortalizó en arte la obra martiana, a los pies de la escultura que le rinde merecido homenaje.

Las antorchas fueron apagadas anoche, pero ya se preparan para dentro de 365 días nuevamente “hacer descender las estrellas” y con cada llama iluminar la noche más trascendentales de la isla. Su luz queda latente en el sentir de cada guantanamero, de cada cubano que camina libre en la patria que, como Martí quiso, convierte la dignidad plena del hombre en Ley Primera de la República.

marcha antorchas vigilia4marcha antorchas vigilia5marcha antorchas vigilia5a

marcha antorchas vigilia6marcha antorchas vigilia7marcha antorchas vigilia8marcha antorchas vigilia9marcha antorchas vigilia10