Pedro Martínez FreireEl coronel Pedro Martínez Freire, después de atacar y tomar el campamento español de Jobabo y el Fuerte de Baitiquirí, combatió en La Criolla el 17 de mayo de 1878, y el 26 reagrupó a su tropa, compuesta por hombres de Mayarí, Guantánamo y Baracoa, e invadió la costa norte de esa zona.

Después de la firma del Pacto del Zanjón, Antonio Maceo y Grajales, general del Ejército Libertador, dejó sentada la decisión de los patriotas cubanos de continuar la lucha contra España, el 15 de marzo de 1878. El acto de esta confirmación fue la llamada Protesta de Baraguá, que al decir de José Martí, es “de lo más glorioso de nuestra historia”.

En Oriente, se reanudaron las operaciones militares. Flor Crombet, en carta al Coronel José Medina Prudente, refirió: “[…] En Guantánamo muchas operaciones. Guillermón derrotó una columna al pie de Cuba dejándole este en el campo 40 muertos con sus rifles y a su regreso para Limones cogió la tienda de la guardia reduciéndola a cenizas […]”[1]

 

Para la primera quincena de mayo de 1878 las tropas de Pedro Martínez Freyre, se concentraron en El Charrasco, al norte de Baitiquirí. Allí tenían los españoles un cuartel de operaciones bien protegido del que se proveían de municiones y alimento. Con el propósito de tomarlo por sorpresa, indicó al sargento Arcid Duverger espiar el campamento. La hora escogida para el ataque fue 11 de la mañana, tiempo de almuerzo. Cautelosos, un grupo de 25 hombres vestidos con el uniforme español serían la vanguardia que penetraría en el fuerte.

 

El teniente coronel Pinillo Prado seguiría al primer grupo a una distancia prudencial, sin hacer fuego ni llamar la atención. En tanto el teniente Garlobo debía atacar a la misma hora el campamento de Jobabo y cortar las líneas telegráficas. La lucha fue intensa, “[…] desenvainamos los machetes y nos tiramos sobre ellos. […] agarrándolos por cuellos y brazos los desarmamos”.[2] El combate fue exitoso y los fuertes incendiados.

 

Después de esta acción las tropas continuaron rumbo a Baracoa. Las fuerzas enemigas informadas de las acciones de Baitiquirí y Jobabo, se lanzaron hacia ese teatro de operaciones. El camino a marcha forzada conduce a las fuerzas mambisas hacia las alturas de la Loma de Mariana, desde donde se introducen en el Valle de Caujerí y a su paso por la cordillera, llegan al punto conocido por La Criolla, a cinco kilómetros de Puriales de Caujerí, el 17 de mayo de 1878.

 

El último combate de la Guerra Grande

 

En la proximidad de un arroyo se produjo el enfrentamiento con las fuerzas comandadas por el general Santos Pérez, jefe de las Escuadras de Santa Catalina, consideradas las tropas de voluntarios más selectas con que contaban los colonialistas en Guantánamo.

 

Los españoles con mejor posición estratégica a una altura de 1km y las fuerzas mambisas desplegadas “[…] La lucha llegó a ser encarnizada […] le quitamos los prisioneros nuestros que llevaban, el convoy, el archivo y ganado […] cuando nuestros contrarios alcanzaron la cima habían dejado en nuestro poder 18 muertos […]”[3].

 

El combate fue cuerpo a cuerpo, de él, salieron vencedores los cubanos, quienes tomaron como trofeo de guerra en calidad de prisionero al coronel Miguel Blanco y a dos soldados. En su diario de campaña Martínez Freyre señaló: “[…] Desecha aquella fuerza, vuelvo sobre Santos Pérez, lo cargo en la altura y se pronuncian en fuga”.

 

Para ese momento la noticia, que llegó a Cuba en voz del teniente coronel Lacret, ayudante del general Maceo, indicó que era imposible por falta de recursos continuar la lucha. Se convirtió así el combate de La Criolla en la última acción militar de la Guerra de los Diez Años. El 28 de mayo de 1878 el Gobierno Provisional, celebró su sesión final y se declaró disuelto.

 

Finalizada la guerra se encuentran en Guantánamo Santos Pérez y Martínez Freyre, que había capitulado el 8 de junio de 1878. El primero saluda al jefe mambí y le dice:

 

“Mire Ud. como estoy aun de la paliza que nos dio Ud. en La Criolla. Jamás, añadió, había sufrido una derrota igual”[4].

 


Fuentes

[1] Abelardo H. Padrón Valdés El General Flor Crombet. El francesito criollo. Biografía. Editorial Ciencias Sociales, La Habana 2012. p. 74

[2] Figueredo Socarras, Fernando La Revolución de Yara 1868-1878. Editorial Ciencias Sociales. La Habana, 2000. p. 296

[3] Ibíd. p. 298

[4] Ídem.

Pies de foto:

Foto (en archivo pedro martínez freire): El coronel Pedro Martínez Freire, después de atacar y tomar el campamento español de Jobabo y el Fuerte de Baitiquirí, combatió en La Criolla el 17 de mayo de 1878, y el 26 reagrupó a su tropa, compuesta por hombres de Mayarí, Guantánamo y Baracoa, e invadió la costa norte de esa zona.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

feed-image RSS