imias gtmo Vista parcial de la cabecera municipal de Imías actualmente. Foto: Leonel Escalona Furones

El 30 de septiembre de 1960, Imías y otras comunidades adyacentes fueron escenario de un alzamiento armado contrarrevolucionario, considerado el más grande de los acontecidos en la antigua provincia de Oriente, y en el cual estaba metida de lleno la mano de oficiales de la ilegal Base Naval en Guantánamo y de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de Estados Unidos.

Varios cientos de campesinos (algunas fuentes hablan incluso de alrededor de 600), engañados por traidores a la Revolución triunfante y la propaganda enemiga anticomunista, secundaron a los hermanos Ramón y Alberto Ortega, cabecillas del levantamiento.   

Sobre este hecho histórico poco divulgado, Granma dialogó con el historiador José Sánchez Guerra, autor de una investigación inédita sobre el acontecimiento.

–¿Quiénes fueron los hermanos Ortega y por qué traicionaron a la Revolución?

–Al momento de la sedición, el sargento Ramón Ortega se desempeñaba como jefe del cuartel del Ejército Rebelde en Imías, responsabilidad a la que accedió favorecido por su amigo, el capitán Argeo Hernández Durán, anticomunista declarado al frente de la guarnición de Baracoa. Alberto, por su parte, había sido nombrado al frente del puesto militar de Jauco.

«En 1955, Ramón y Alberto Ortega asesinaron a dos campesinos (uno de ellos veterano de la Guerra de Independencia) en la zona de Jauco, con el propósito de robarles dinero. Pensando escapar de la justicia, en 1958 se incorporaron a las filas de la Columna 18 del II Frente Frank País. Después de enero de 1959, sus ambiciones personales los llevaron a vincularse con elementos batistianos y reaccionarios, a traicionar la Revolución y a conspirar contra esta.

«En medio de los preparativos de la rebelión, Ramón Ortega recibió un telegrama en que lo citaban a una dependencia del alto mando del Ejército Rebelde, en la capital del país, lo que lo llevó a presumir que la convocatoria tenía por objetivo esclarecer los asesinatos de inocentes campesinos cometidos junto a su hermano. Es por ello que, para burlar la acción de la justicia, decide adelantar el alzamiento para el 30 de septiembre».  

–¿Cómo los organizadores del levantamiento pudieron engañar a tanta gente?

–Reunieron a la mayoría de los hombres de Imías y comunidades contiguas y les engañaron diciéndoles que habían recibido la orden del Ejército Rebelde de dirigirse a las montañas para apoyar a Fidel Castro, que era anticomunista, pues Raúl Castro, que apoyaba el comunismo, pretendía destituirlo del poder. No pocos guajiros alegaron además haber cogido el monte porque sus jefes les dijeron que la Revolución les quitaría sus tierras (entregadas por la Reforma Agraria) y enviaría a sus hijos a Rusia.  

«Se asegura que cientos de campesinos, casi todos analfabetos y confundidos por el ardid, se sumaron al levantamiento. En el masivo seguimiento hay que tener en cuenta que los hermanos Ortega constituían las máximas autoridades militares de la zona y que provenían del Ejército Rebelde.

«Pasados unos días se incorpora a la sedición Amancio Mosqueda (más conocido por Yarey) quien, con el apoyo y el abrigo de la Base Naval, se convertiría en uno de los más connotados bandidos en esta parte del país. El tristemente célebre “cagüeiro” (existía la creencia en muchos campesinos de que era imposible capturarlo porque ante el peligro se transformaba en cualquier tipo de animal o planta, o hasta en una piedra) fue apresado años después en las inmediaciones de la loma de Pan de Azúcar, municipio de San Antonio del Sur, sometido a juicio y fusilado por los crímenes cometidos».

 

imias antes triunfoEl bandidismo, particularmente intenso en zonas de Cuba como el Escambray, fue aupado por la cia en contra de la joven Revolución y precisó de la resistencia de cientos de milicianos. Foto: Archivo Granma

– ¿Cuál fue el final del levantamiento?

–En los primeros días de octubre, desmentido el engaño por el propio Raúl, la mayor parte de los campesinos se entregó a las autoridades revolucionarias. A principios de abril de 1961 son abatidos en la zona de Charco Ramón los hermanos Ortega y tres de sus secuaces, mientras otros 16 fueron hechos prisioneros. Esta acción constituyó el tiro de gracia a los bandidos, en cuyo enfrentamiento participaron tropas combinadas de las milicias y del Ejército Rebelde, incluyendo combatientes de una unidad especial en los instantes finales.

–¿Qué política se siguió con los alzados capturados o que se entregaron a las fuerzas revolucionarias?

–La mayoría de ellos fueron remitidos a la escuela de rehabilitación revolucionaria Agustín Rumbaut, erigida en las inmediaciones de la ciudad de Palma Soriano. En dicho centro se alfabetizaron durante seis meses, fue para muchos la primera ocasión en sus vidas en que tomaban un lápiz en sus manos. También participaron en actividades culturales y deportivas y en labores agrícolas en áreas de autoconsumo de la institución educativa.

«El 20 de septiembre de 1961, Raúl Castro asistió a la actividad de egreso de los campesinos rehabilitados, confiriéndole a cada uno de ellos un certificado, en el que se hacía constar que habían cursado la escuela y se reintegraban a la sociedad con los mismos derechos y deberes que el resto de los ciudadanos del país.

«Raúl almorzó con ellos y participó en su despedida. La dirección del centro, por su parte, les entregó una suma de dinero para que sufragaran el viaje de retorno a sus hogares y llevaran a la familia, patentizándose, una vez más, el humanismo que ha caracterizado a la Revolución Cubana, incluso hasta con quienes han intentado derrocarla».

- El municipio de Imías es un territorio con características costeras y montañosas que se ubica hacia los extremos sur y este de la provincia de Guantánamo, limita al norte con el  municipio de Baracoa, al sur con el Mar Caribe, al este con el municipio de Maisí y al oeste con el municipio de  San Antonio del Sur.

- Tiene una extensión de 527,48 kilómetros cuadrados, con una densidad poblacional de 40,1 habitantes por kilómetro cuadrado.

- En este municipio se localiza la mayor altura de la provincia: Pico Buena Vista, además  de las Cuchillas del  Mate con mil 193,8 y 1 180 metros sobre el nivel del mar, respectivamente.

imias infografia

Fuente: Periódico Granma

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

feed-image RSS