Imprimir

ejercito rebelde guantanamoEl capitán Demetrio Montseny Villa, jefe de la Columna 20 Gustavo Fraga, en áreas del antiguo aeropuerto de Guantánamo tras la toma por las fuerzas rebelde.

Todo fue gloria para cubanos y guantanameros 60 años atrás. El camino revolucionario quedó expedito a partir de noviembre de 1959, cuando Fidel destrozó la Ofensiva de Verano, victoria estratégica en el escenario de la Sierra Maestra, donde la guerrilla fulminó a un ejército muy superior, armado hasta los dientes, y le arrebató la iniciativa militar.

En el bastión rebelde quedaron desarticuladas cinco grandes unidades; murieron 300 casquitos (así llamaba el pueblo a los soldados del tirano Fulgencio Batista Zaldívar), otros tantos resultaron heridos y 443 hechos prisioneros.

 

Fueron ocupadas al enemigo 507 armas, dos tanques de guerra, 10 morteros y 12 ametralladoras calibre 30. La rotunda victoria en la Sierra hizo irreversible el curso de los acontecimientos, y dio paso a la contraofensiva estratégica de unos tres mil rebeldes con el equipamiento militar que le quitaron al enemigo.

 

Nacieron los frentes y columnas guerrilleros con seis comandantes a la cabeza: el 6 de marzo, se crea el Mario Muñoz Monroy, en los territorios de Santiago de Cuba, encabezado por Juan Almeida; cuatro días después el Frank País, liderado por Raúl Castro para la zona de Guantánamo.

 

Los días 21 y 31 de agosto partían Camilo y Che a la cabeza de las columnas Antonio Maceo y Ciro Frías, respectivamente, para llevar la guerra a occidente, mientras en octubre se creaban los frentes Simón Bolívar, comandado por Delio Gómez Ochoa para operar en la zona de Holguín, y el de Camagüey, a las órdenes de Víctor Mora.

 

Si en noviembre cayeron ante el empuje de la Columna No. 1 José Martí, liderada por Fidel, los pueblos de la carretera central, entre ellos, Bayamo y Palma Soriano, en el territorio del II Frente las fuerzas rebeldes atacaban el central Ermita (día 2), el día 7 destruían el cuartel de Cuneira y el 9, tras duros combates, tomaban el cuartel de Soledad, en El Salvador.

 

El día 14, fuerzas combinadas de los comandantes Efigenio Ameijeiras (segundo jefe del Frente) y Félix Pena liberan Imías; el 27 se derrota la tiranía en San Antonio de Redó, mientras el 30 de noviembre tropas combinadas de la Columna 6 de Efigenio Ameijeiras y 20, de Demetrio Montseny Villa cercan y atacan el cuartel de Río Frío.

 

Sin tregua al enemigo inicia diciembre, mes de heroísmo particular que decide el curso de los acontecimientos y asegura la victoria de las fuerzas guerrilleras. El régimen colapsa, se tambalea y agónico maniobra para escamotear 36 meses de insurrección en el llano y la montaña.

ejercito rebelde guantanamo2El jefe de la Columna 20 en zona liberada.

En Guantánamo, el día 14 de diciembre, unidades del Ejército Rebelde toman el poblado de Jamaica, con lo que se libera completamente la demarcación de Yateras. El 17 es luctuoso: muere por accidente, al estallar una mina en la fábrica de explosivos de Guayabal de Yateras, Ángel Bouza Calvo, joven combatiente de 18 años.

 

Las acciones se intensifican, y las tropas de la Columna 20, dirigidas por el capitán Demetrio Montseny Villa toman y liberan Caimanera, y se cierra el cerco sobre la ciudad de Guantánamo.

 

Otra dolorosa baja: es el día de Nochebuena y, en las inmediaciones de la antigua destilería San Miguel, del central La Esperanza, cae durante un tiroteo Jesús Argeo Martínez Figueredo, mensajero de la Columna 18. En su honor el referido ingenio lleva su nombre.

Después de la victoriosa emboscada de Guamá, las fuerzas de la Columna 18, al mando del comandante Félix Pena, cierran el cerco sobre la guarnición de la tiranía en Baracoa y el día 27 la obligan a rendirse, se acaba el año marcando como próximo objetivo a Guantánamo.

 

Las fuerzas de la tiranía en esa ciudad (regimiento de operaciones con artillería, unidades blindadas y más de mil soldados de infantería y de la marina) son centro del asedio de un triángulo mortal organizado por Raúl Castro, jefe del II Frente Frank País: por el norte, la Columna 6 de Efigenio Ameijeiras; por el este, la Columna 18 de Félix Pena y, por el oeste, la 20, de Villa.

 

En vano intento por preservar la moral de la tropa, el sátrapa asciende al grado de coronel, a Arcadio Casillas Lumpuy, asesino jefe de la plaza…, pero la suerte estaba echada. Batista huyó y el 2 de enero Ameijeiras avanzó sobre Guantánamo, ocupó el Instituto de Segunda Enseñanza (sede del regimiento militar): Pena irrumpía en Monona (zona de San Justo) y el antiguo aeropuerto (entrada del reparto Obrero), mientras Villa ocupaba la estación de policía (hoy escuela José Martí) y el vivac (San Gregorio y 2 Sur).

 

La tiranía estaba derrocada, y capturados sus asesinos en Guantánamo. El 5 de enero, en juicio sumarísimo en la sede del Ayuntamiento (hoy biblioteca Policarpo Pineda Rustán), fueron condenados a muerte Otamendi Wilson (Miñingo), Manuel Four Guancho, Ramón Fiallo, Marcelino Agüero y Arcadio Casillas Lumpuy, este último, quien al salir del escenario judicial se libró de las amarras, desarmó al escolta y desató una balacera en la que sucumbieron los propios sicarios y perdió la vida Francisco Casamanes Rodríguez, chofer del camión que trasladaría a los criminales.

Fuentes: La Victoria, y la Contraofensiva estratégicas, de Fidel Castro Ruz, y En un lugar de la memoria, efemérides y cronología guantanameras, de los historiadores Margarita Canseco Aparicio, José Sánchez Guerra y Yaimara Diéguez Gutiérrez.