sequia guantanamo surDe 160 millones de metros cúbicos de agua que puede almacenar La Yaya, embalse más grande de Guantánamo, acumula hoy poco más de 24. Fotos: de la autora                          

Apenas un destello de luz son las lluvias de los últimos días. Lo real es que la situación del agua en Guantánamo está bien distante de dibujar el arcoíris.

No son significativos los acumulados recientes y la naturaleza parece castigar con el matiz de la sequía a la región sur de la ciudad cabecera y los municipios de Niceto Pérez y Caimanera.

Como en 2005 y 2011, otra vez descienden los volúmenes de agua almacenados; a punto de que La Yaya, presa más grande de la provincia, registra solo el 14 por ciento de llenado. Con tal cifra, no se puede negar, la situación es cada vez más compleja.

De ahí que la Empresa provincial de Aprovechamiento Hidráulico (EAH) acciona para mitigar las afectaciones y extender la entrega de agua hasta septiembre, mes en que debe comenzar el periodo lluvioso.

Según declaraciones a Venceremos del ingeniero Francisco Cuscó Matos, su director general, “fue suspendido el servicio a la agricultura, la apicultura y de manera parcial a la ganadería, de modo que el poco líquido embalsado se destina a la población y la industria.

“De no aplicarse estas medidas –precisa - el agua embalsada solo alcanzaría hasta julio; es por eso que se está valorando también el alargamiento de los ciclos de entrega a la población”.

sequia guantanamo sur2Tal depresión de La Yaya no se veía desde 2011, cuando el volumen de agua embalsado descendió a 11 millones de metros de metros cúbicos. Fotos: de la autora

Ciertamente, cada gestión en función del uso racional del agua reviste hoy vital importancia, máxime si se valora que en la zona sur de la capital provincial viven más de 65 mil personas, y allí se encuentran importantes industrias como la Empresa de Productos Lácteos, el combinado cárnico, la procesadora de café Alto Serra, la fábrica de galletas dulces, la UEB de Bebidas y Refrescos, la procesadora de plástico y otros servicios vitales para la provincia; todos conectados a La Yaya a través del sistema Guanta y la planta de bombeo de igual nombre.

Esta demanda, implica repartir el preciado líquido a cuentagotas, mientras se realizan las correspondientes inversiones para, en caso de colapso del servicio desde dicha presa, el sistema sur de acueducto quede conectado a otras fuentes de abastecimiento a través de una estación emergente en el río Bano, lo cual requiere la construcción de una conductora de cuatro kilómetros aproximadamente.

Un plan millonario, pero necesario, y que debe ser hecho con tiempo para asegurar la calidad y evitar que se creen situaciones de desesperación en la población.

Por otra parte se estudian, como en todo el país, la instalación de una planta desalinizadora en el municipio de Caimanera –y otra en Punta de Maisí más adelante- y la perforación de pozos profundos para el aprovechamiento en el riego y la ganadería.

No obstante en estos últimos casos, se trata de alternativas a corto plazo y tecnologías costosas, altas consumidoras de combustible y que, según alertan investigadores sobre medio ambiente, “pueden comprometer otros componentes ecológicos como el suelo, la diversidad biológica y las propias fuentes acuíferas”.

sequia guantanamo sur3El medidor señalado en la foto corresponde al nivel donde debe llegar el agua al máximo de capacidad. Fotos: de la autora

Indisciplina y contaminación

El problema del agua no es fortuito ni esporádico, aunque hay quienes lo ignoran hasta que en sus propias casas falta por más de 15 días, se acumulan vecinos en la cola para cargarla a cubos desde un carro cisterna (pipa) o, la poca que llega, está sucia.

En Guantánamo se cometen indisciplinas sociales que van desde el lavado de autos en las márgenes de los ríos –a riesgo de que el combustible derramado contamine el agua que después llega a la población- hasta la presencia de animales dentro de los embalses cuyos excrementos pueden ser arrastrados por las precipitaciones y, en menor cuantía, el uso de productos químicos para la pesca en ríos y presas.

Ya en la etapa de distribución, persisten en instituciones y viviendas los mencionados salideros, ante la inobservancia de vecinos e incluso directivos encargados de velar por el ahorro. Para identificarlos no hace falta mucha investigación, basta con una mirada concienzuda cada cual, puertas adentro.

Nuevos cauces

Desde las universidades han salido propuestas para el manejo de los recursos hidráulicos en el territorio más oriental, algunas de las cuales son asesoradas desde la delegación provincial del Ministerio de Ciencia Tecnología y Medio Ambiente (CITMA).

Posibles vías de solución que apuntan a no solo crear nuevas formas de explotación y acceso al agua, sino también al ahorro y la responsabilidad compartida como denominador común.

sequia guantanamo sur4Al ritmo de vertimiento actual, y si las lluvias se comportan como hasta ahora, el agua acumulada solo alcanza hasta el mes de julio. Por ello se está regulando la entrega del líquido. Fotos: de la autora

Mientras se materializan los proyectos –incluida su correspondiente etapa de ensayo y error- es posible implementar alternativas como el tratamiento de residuales para disminuir la contaminación en las cuencas hidrográficas y fuentes subterráneas; introducir técnicas de reciclaje de agua en la industria y, por supuesto, una mejor planificación de los volúmenes que se destinan a la producción y el sector residencial.

Por lo pronto, la Empresa provincial de Acueductos y Alcantarillados, como ha venido haciendo Aprovechamiento Hidráulico, debe examinar y controlar sus sistemas de almacenamiento, conducción y entrega, para evitar las pérdidas que hoy se producen por roturas y desvíos.

También es necesario embestir, de conjunto con las autoridades, conductas contraproducentes como la toma ilegal en las conductoras y su obstrucción para concentrar volúmenes considerables y desviar el curso del líquido, afectando a clientes “aguas abajo”.

El problema de la sequía, tiene entre sus tantos matices la necesidad de conciencia, que solo puede ser creada mediante la participación popular. Para ello, antes que finanzas, hace falta un cambio de mentalidad en cuanto a nuestra relación con uno de los recursos más preciados sobre el planeta: el agua.

Los espacios de debate en la comunidad, pueden ser aprovechados para proponer ideas que ayuden a la toma de decisiones. Nadie tiene en su poder el conocimiento definitivo y desde la experiencia social pueden aportarse alternativas, muestra del ejercicio de gobierno sobre los bienes naturales de nuestro país.

Informaciones relacionadas

Política nacional del Agua

La sequía persiste y se intensifica

Se recrudece la sequía en Guantánamo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

feed-image RSS