baracoa ordenanzas2 Mayelín Frómeta: “Debemos resolver problemas como el inadecuado uso de espacios públicos, la distribución de los servicios, y el crecimiento de barrios en márgenes de ríos y playas”.

Resultado de una ubicación geográfica proclive a inundaciones por intensas lluvias, penetraciones del mar, deslaves de tierra y otros fenómenos meteorológicos, el municipio de Baracoa fue devastado hace un año, por dos huracanes de gran intensidad: Matthew, en octubre de 2016, e Irma, que 11 meses después pasó por los mares al norte y provocó algunos rasguños.

Para mitigar los efectos de los cataclismos -cada vez más frecuentes, por cierto- se elabora en el municipio un Plan de Ordenamiento Territorial y Urbano, con el objetivo de ajustar el uso del suelo, proteger los valores patrimoniales de una ciudad declarada Monumento Nacional y organizar los procesos de desarrollo humano en zonas adecuadas para las actividades económicas y sociales.

 

Al respecto, la directora municipal de Planificación Física (IPF), Mayelín Frómeta Alayo, dialogó con Venceremos.

 

¿Qué ordenanzas contempla ese Plan?

 

Aprobado recientemente, el documento es resultado del diagnóstico minucioso de las deficiencias y potencialidades del municipio, tanto de sus recursos naturales como a nivel socioeconómico y cultural.

 

A partir de ahí, se establece un sistema de acciones encaminado a resolver, entre otras cuestiones, problemas como el uso inadecuado de los espacios públicos, la distribución de los servicios a la población y el crecimiento de los barrios ubicados en las márgenes de ríos y playas, vulnerables ante desastres naturales.

 

Pero esas dificultades no son de ahora, se acumularon paulatinamente

 

Ciertamente, el diagnóstico reveló deficiencias en el abasto de agua, el saneamiento, el sistema de drenajes y las comunicaciones, así como la concentración de actividades comerciales en el mismo centro urbano, lo que genera aglomeración de personas y dificultades en el flujo del transporte.

 

Hacia la periferia, como resultado de las migraciones del campo a la ciudad, existen 16 barrios precarios carentes de urbanización e incumplimientos en las normas ambientales, insuficientes obras de protección costera y crecimiento de comunidades en laderas y mesetas altas, que deterioran la faja verde de la región.

 

Sobre eso, el huracán Matthew sacó a la luz algunas irregularidades           

 

Sí, el ciclón expuso un grupo de viviendas situadas en zonas de inundación y zonas montañosas, algunas existentes hace más de 40 años y que nunca fueron legalizadas.

 

Estas se van a regular por las vías establecidas en la Ley General de la Vivienda, al igual que los barrios aledaños al puente del río Miel y la loma de El Turey. A partir de estas normativas se tomarán las decisiones, ya sea mantener y reordenar, o demoler y reubicar.

 

No obstante, el número de casas que no cuentan con amparo legal es inferior al de las refrendadas, y que de todas formas están mal ubicadas, producto de la desatención al ordenamiento años atrás.

 

La naturaleza nos ha enseñado que a orillas de ríos y playas no se puede construir. De manera que hay que buscar la forma de situar los inmuebles en lugar apropiado, teniendo en cuenta además el estudio de vulnerabilidades y riesgos, que indica que algunas comunidades quedarán en los próximos años por debajo del nivel del mar.

 

La cuestión vivienda es una de las más complejas concebidas en el Plan

 

El fondo habitacional del municipio está en mal estado, como resultado del deterioro progresivo sin recuperación ni mantenimiento, por lo que se han ido acumulando problemas que ahora hacen más difícil y costosa la recuperación.

 

Pero hay casas y casos, por ejemplo, en el centro histórico, que deben protegerse por su valor patrimonial

 

En esta zona existen varias moradas de gran dimensión –hasta 8 cuartos y más de 70 metros cuadrados- pero sus propietarios no tienen acceso a comprar madera dura o semidura por las vías establecidas, pues la que se emplea por el plan de la vivienda es pino. De manera que, solicitamos, se restauren por año cinco o seis, utilizando para ello los materiales necesarios, y respetando el valor patrimonial que tienen.

baracoa ordenanzas La ciudad de Baracoa, enclaustrada entre el mar y la montaña, deberá crecer los próximos años con edificaciones en terrazas, cerca y lejos de las vulnerabilidades.

 ¿Los que viven frente al malecón?

 

El Instituto de Planificación Física dirige acciones concretas al ordenamiento de esa área, donde se necesita, primero, realizar algunas obras para mitigar los efectos del mar (rompeolas, muros de contención) y efectuar el dragado de la bahía.

 

Aunque siempre habrá efectos de los eventos climatológicos, la decisión no es que no se pueda vivir ahí, sino ir trasladando paulatinamente para destinar la zona a negocios y arrendamiento. No obstante, eso es ambicioso y aún lejano, pues primero hay que hacer costosas inversiones para urbanizar las áreas de destino.

 

¿Qué sucederá con los barrios ubicados en dunas o muy cercanos a la costa?

 

Según se enuncia en las determinaciones, en el caso del perímetro en torno al estadio hay que reubicar los inmuebles de personas propensas a quedar por debajo del nivel del mar, así como los del tibaracón del río Miel, y algunos sectores de los Consejos Populares Camilo Cienfuegos y Patricio Lumumba que están en zonas de inundación. En la medida que se vaya urbanizando y construyendo viviendas, el Gobierno irá reubicando a esas lugareños.

 

Si el Plan proyecta la ampliación “de adentro hacia fuera” y Baracoa está entre el mar y la montaña ¿para dónde va a crecer?

 

Tenemos concebido que la ciudad crezca hacia la montaña, pero para eso hay que crear terrazas donde edificar, y después urbanizar esas zonas, o sea, llevar hasta allí el agua, alcantarillados, electricidad, viales, alimentación, comunicaciones, transporte, y posteriormente garantizar el acceso a la salud, escuelas, etc.

 

Eso es un proyecto millonario

 

Sí, en realidad demanda grandes inversiones, por lo tanto, se hará paulatinamente. El Plan de Ordenamiento está proyectado hasta 2030, cada etapa tiene sus ejecuciones y dependiendo de éstas serán los costos. Ahora no podemos hablar de cifras, porque todavía estamos en conciliación con los organismos implicados.

 

Además de la vivienda, otro punto álgido está relacionado con el sistema de drenaje

 

Realmente el alcantarillado de la ciudad no existe, debe hacerse, lo mismo para drenajes pluviales que residuales. Hoy las soluciones albañales de muchos hogares es a través de fosas maura, las cuales hay que escombrear en determinados momentos, y las brigadas para realizar estas funciones son particulares.

 

Para el tema de las inundaciones costeras, de igual modo, debemos mejorar el drenaje del malecón. Estas obras de ingeniería de fábrica llevan una gran inversión, y por lo tanto van a demorar un poco.

 

Usted mencionaba también la distribución de los servicios

 

Actualmente, la mayoría de las actividades están concentradas en el centro urbano. Trámites, oficinas, tiendas, venta de alimentos, lugares recreativos, todos confluyen en el mismo espacio ocasionando aglomeraciones.

 

De ahí que uno de los propósitos del plan es acercarlos a las zonas de alta concentración residencial, para que las personas que así lo deseen no tengan que salir de su medio para cubrir necesidades básicas.

 

Es innegable que en una ciudad, no solo Baracoa, los servicios se concentran en el centro de la misma, pero si se puede fortalecer en otras partes, se descongestiona el eje urbano y sobre todo, se cubren las necesidades en las propias comunidades.

baracoa ordenazas3 Secundaria “Julio Antonio Mella”: en 2009 demolida por los irreparables daños que provocaron dos fenómenos climatológicos consecutivos: mar de leva y huracán Ike, en marzo y septiembre de 2009, respectivamente, muestra de la vulnerabilidad de la zona del malecón  

¿Con qué organismos trabaja el IPF para materializar el Plan?

 

Con todos los que tienen representación en Baracoa: Transporte, Recursos Hidráulicos, Unión Eléctrica, Etecsa, RadioCuba y las empresas de la construcción participan en lo relativo a infraestructura; en materia de alimentación, se vinculan el sistema de la Agricultura y las industrias de Lácteos, Cárnicos y Cacao.

 

Además trabajamos con Educación, Cultura y Turismo, este último beneficiado con la reparación de instalaciones hoteleras y de campismo existentes, la construcción de un nuevo hostal y una base de transporte, con vistas del aumento de la afluencia, que debe producirse con la construcción de la carretera Moa-Baracoa.

 

Como buena nueva, las determinaciones hablan de la posibilidad de una Oficina del Conservador de la ciudad, encargada de la protección del patrimonio

 

La ciudad cuenta con un grupo de trabajo que asume funciones relativas a la protección del patrimonio. Pero se requiere, sobre todo para la arquitectura, de una brigada subordinada a la Oficina del Historiador que coordine y ejecute una buena estrategia de intervención en el centro histórico, y prepare la fuerza calificada para ello.

 

Precisamente es la combinación de lo añejo con lo nuevo, lo que hace a Baracoa única entre todas las villas cubanas.

Comentarios   

0 #1 Pepecito 26-09-2017 11:44
En estas acciones se debe recuperar el antiguo puentecito
que daba paso desde el reparto la playa al antiguo Varadero en la bahía, esto permite dar mayor vitalidad a la zona turística de nuestra bahía acortando el recorrido en mas de un kilometro.
Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

feed-image RSS