Imprimir

desfibradora coco desafiosLa comercialización de la producción, talón de Aquiles de la desfibradora de coco.

Atinada y vivaz, la trabajadora Santa Bárbara Reyes sugiere que la obra demanda más juicio. Lo insinúa con la punta del dedo índice rosándole la cabeza, un fulgor de sabiduría iluminándole el rostro, y en el borde inferior de las cejas un par de lunas rastreadoras que otean en la desfibradora de coco de Baracoa, donde las cosas no andan bien.

 

Casi dos años después de su puesta en marcha, tras una inversión que supera los 330 mil pesos y más de 68 mil dólares, la planta (perteneciente a la Empresa Industrias Locales Varias Guantánamo), destinada a extraer fibras y sustrato de carapachos de coco para la exportación y el mercado interno, sigue sin concretar las primeras ventas.

 

Según Eudis Romero Suárez, director de la Unidad Empresarial de Base (UEB), a la cual pertenece el establecimiento, la prioridad inicial está en las exportaciones que permitan recuperar la inversión. Su respuesta sugiere otra interrogante: ¿entonces por qué aún las exportaciones no se materializan?

 

Jorge Sierra Aguilar, director de la referida empresa, interviene en el diálogo y asegura que “durante el 2018 el esfuerzo principal estuvo dirigido a ajustar y consolidar el proceso de producción”.

 

Más, la prolongada demora parece atribuible a la falta de previsión y organización, a las improvisaciones. La planta funcionó sin “brújula”, al menos hasta el cierre del año anterior. No hubo planes de producción ni contratos de ventas; de ahí las dificultades para comercializar los productos.

 

Cleivi Creach Beltrán, especialista en control de la calidad a quien la empresa provincial envió desde Guantánamo, de manera provisional, llegó hace cuatro meses para asesorar el trabajo en la extractora de fibras. Él explica que al inicio tuvo que dedicarle mucho tiempo a ordenar unas cuantas cosas que no andaban bien.

 

“Cuando vino Cleivi hubo que rectificar casi toda la producción terminada, los productos del almacén ni siquiera tenían ficha de costo”, interviene Santa Bárbara.

 

Por su parte Severino Lobaina, administrador del centro, confirmó que: “realmente lo poquito que producía el centro iba pa´ el almacén, sin control ni orden”.

desfibradora coco desafios2Fase final del embalaje del primer volumen de sustrato.

Carapachos pa´ el dragón chino

 

Al margen de que el huracán Matthew arrasó con las plantaciones de coco, fuente primaria del subproducto que nutre a la desfibradora de procedencia china, el establecimiento acusa problemas de infraestructura que requieren respuestas ágiles, e impiden aprovechar con más eficiencia la capacidad de procesamiento de hasta dos toneladas de caparazones por hora. El centro recibe carapachos en volúmenes aceptables, pero llegan a cuenta gotas.

 

Sucede que, antes de llegar a la extractora de fibras, los caparazones permanecen 24 horas en agua y 12 más bajo el Sol (36 horas en total), pero allí existe sólo una alberca pequeña y 245 metros cuadrados de secaderos, incapaces de sostener el flujo continuo que demanda la máquina. Por esa dificultad el equipo debe esperar dos jornadas para “engullir” un volumen inferior al que podría desfibrar en menos de una hora (recibe apenas 1,5 toneladas de carapachos, en días alternos).

 

Recuerda Jorge Sierra que la producción de coco se deprimió como consecuencia del Matthew, por lo que “en los próximos cinco años la materia prima será limitada”. Pero Venceremos vio la reducida piscina atestada de carapachos, gran cantidad del subproducto esperando en el almacén, y al coloso fabril, inactivo.

 

El director de Industrias locales Varias Guantánamo reveló que la empresa planea extender, poco a poco, las áreas de piscinas y secaderos. “Cuando el coco se recupere ya tendremos suficiente capacidad de remojado y secado”, dijo.

 

En cambio, Eudis Matos defiende la idea de adquirir una máquina de secar que garantice la estabilidad del proceso frente al régimen lluvioso de La Primada, opinión que comparte el técnico de control de la calidad: “aquí la lluvia aparece de momento y cuando menos uno la espera, ahora mismo nos ha dejado secar productos sólo en tres de los diez últimos días”, lamentó Cleivi.

desfibradora coco desafios3Nueve toneladas de materia prima reposaban en el almacén.

Inconvenientes aparte

 

Ricardo Montejo Sánchez, representante de Cítricos Caribe SA (cadena exportadora del Ministerio de la Agricultura encargada de comercializar el producto) y coordinador de la futura exportación del sustrato, confirmó que “la calidad de ese polvo es buena y que después de someterlo a pruebas de requisitos adicionales un cliente suramericano, que será el primero en adquirirlo, dijo estar satisfecho”.

 

El envío inicial será de hasta tres contenedores, después el comprador podría solicitar volúmenes mayores, en cuotas mensuales, según el funcionario, quien reveló que “en el exterior existen varios clientes interesados en adquirir el fertilizante”.

 

 

El sustrato, libre de agentes químicos, es rico en nitrógeno, sodio, magnesio, carbono, calcio y potasio. Según la literatura científica ese producto, de amplio uso como abono en el mundo, es aplicable a cualquier cultivo, sobre todo a hortalizas y plantas ornamentales. Su valor en el mercado internacional supera los 400 dólares la tonelada.

 

Las fibras, por su parte, se emplean en la confección de colchones, alfombras, césped artificial…

 

Tantas bondades de ambos renglones merecen ser aprovechadas a plenitud por el colectivo baracoense, un reto que, como sugiere la obrera Santa Bárbara Reyes Fuentes, demanda pensamiento y agilidad.