comercio gastronnomia san antonio2El remozado hotel Caracolillo mantiene su servicio, con el estímulo de haber sido visitado por Raúl y Vilma en plena insurrección.

Desde el Alto de Quimbuelo –célebre en la zona porque allí pernoctó Fidel y vislumbró el futuro desarrollo del Valle de Caujerí- hasta los confines montañosos de Viento Frío, son 13 las instalaciones de la unidad básica empresarial de base (UEB) de Comercio y Gastronomía de Puriales de Caujerí, de la empresa homónima en el municipio de San Antonio del Sur.

La gestión de este colectivo continúa así la reestructuración del comercio minorista en esta zona del Plan Turquino, en función de las condiciones en que opera la economía, según establece la política para el Comercio, en el Lineamiento 224 del Partido y la Revolución.

 

A la reanimación integral que esas unidades tuvieron desde principios del corriente año, ponen empeño los 61 trabajadores de las nueve bodegas, dos cafeterías, mercado industrial, otro de la cadena Ideal y el hotel Caracolillo en pos de mejor servicio, a la altura de las insignias que los distinguen.

 

Una de las principales es el hotel Caracolillo, cuya historicidad se remite a que en septiembre de 1958, en plena insurrección, alojó al entonces Comandante Raúl Castro Ruz, jefe del Segundo Frente Oriental Frank País, y a Vilma Espín Guillois, entonces ya imprescindible dirigente del Movimiento 26 de Julio.

 

Por su valor patrimonial vinculado con el inmediato Museo Comandancia Columna 18 Antonio López Fernández, el hotel cuenta con seis habitaciones (10 camas) y un restaurante para 18 comensales, además de otros servicios.

 

Sus 17 trabajadores cumplen este año sus planes de ingreso cada mes, excepto dos en que faltaron suministros, según explica la directora de la UEB, Eliannes Gámez Sánchez.

comercio gastronomia san antonioMateriales para la recuperación de viviendas derrumbadas por los eventos meteorológicos, en el punto de venta del mercado industrial, en la imagen que le acompaña.

El mercado industrial El Siglo, con su punto de venta de materiales de la construcción, resultaba particularmente animado el día de la visita reporteril, con la oferta de cemento y bloques para los vecinos afectados con derrumbes de sus viviendas por el huracán Mathew y beneficiados con subsidios para la adquisición de esos recursos.

 

Orden, servicio atento y señalización adecuada, agradecida por los usuarios, percibió el equipo también en la bodega unidad 139 La Libertad, la cafetería Caracolillo, el mercado Ideal y el comedor comunitario del Sistema de Atención a la Familia, entre otras unidades.

 

No obstante, según admite la propia directora de la UEB, existe un mayor caudal por aprovechar empleando los abundantes productos típicos de la localidad, como las frutas y otras vegetales estacionales, en la elaboración y oferta de productos de la rica gastronomía tradicional campesina de los montañeses, como los dulces, en beneficio de la población local y los visitantes.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar