Santiago de Cuba ocupa el centro de atención de la población cubana, deseosa de conocer el diario acontecer de sus hermanos en la zona de máxima actividad sísmica del país

stgo-Minint cuentan con la técnica especializada necesariaEl subteniente Rubio Silegas aseguró que las fuerzas del Minint cuentan con la técnica especializada necesaria.

SANTIAGO DE CUBA.— Tras haber sido sacudida por cerca de 40 sismos perceptibles, desde la ocurrencia del primero a la 1 y 37 de la madrugada del pasado día 17, Santiago de Cuba ocupa el centro de atención de la población cubana, deseosa de conocer el diario acontecer de sus hermanos en la zona de máxima actividad sísmica del país.

Sin duda alguna, la mayor expectativa la motiva la prolongación de esa situación anómala, que a pesar de su disminución en número de eventos en el tiempo, no puede considerarse como la desaparición del peligro latente, ni conllevar a soslayar la percepción de riesgo exigida ante un fenómeno de esta naturaleza.

Según explicó a Granma el Doctor en Cien­cias Bladimir Moreno Toirán, director del Cen­t­ro Nacional de Investigaciones Sis­moló­gicas (CENAIS), radicado en esta ciudad, estos premonitores pueden tener varias posibilidades de comportamiento.

“Las probabilidades de que ocurra el evento fuerte son mayores al comienzo de la serie, pero también se ha observado que pueden tener lugar luego de haber pasado algunos días de aparente calma, y por otra parte es bueno aclarar que tales series, no siempre terminan con la ocurrencia de un sismo de gran magnitud.

“Lo que sucede es que muchas veces se conoce para una zona determinada, la deformación que se ha acumulado desde el último terremoto fuerte, y en caso de tener acumulada ya la deformación necesaria para generar un evento de gran magnitud, cualquier anomalía sísmica requiere el máximo de atención para elevar la percepción del riesgo y contribuir a salvar muchas vidas”.

En tal sentido, desde el mismo primer día todas las entidades económicas extremaron las medidas preventivas ante desastres y de cooperación en la protección de la población y los re­cursos materiales y unidades de las Fuerzas Ar­madas Revolucionarias y del Ministerio del In­terior están listas para cumplir tareas de rescate y salvamento de personas en caso necesario.

En el Comando de Campaña No. 9, combatientes de esa institución cuentan con la técnica especializada en extinción de incendios, de rescate y salvamento bajo cualquier condición, y disponen en el propio campamento del apoyo de la Cruz Roja Cubana y el Servicio Integral de Urgencia Médicas de Salud Pública.

“Nuestras fuerzas —señaló el subteniente Gerardo Rubio Silegas—, están compuestas ma­yormente por jóvenes capacitados en las múltiples misiones asignadas, como esta en que llevamos varios días de vida en campaña, y estamos dispuestos a permanecer todo el tiempo que sea necesario”.

Compartiendo similares condiciones al aire libre, el Grupo Especializado en Operaciones de Socorro (GEOS), de la Cruz Roja, está equipado con sistemas de extracción de víctimas en difíciles condiciones, medios de comunicaciones, grupos electrógenos con bancos de iluminación, camillas y botiquines para primeros auxilios.

“Estamos en fase de alerta —precisó Sergio Peña Macías, secretario general provincial de la Cruz Roja—, todos los grupos comunitarios se encuentran activados en sus respectivas de­marcaciones, poseen los recursos y junto a la preparación especializada, los acompaña la máxima solidaridad hacia nuestro pueblo”.

Expresiones de ese tipo se reconocen en ba­rriadas y poblados, pero quizá la más emotiva fue la surgida espontáneamente en la vi­vienda ubicada en Avenida del Río (sin nú­me­ro), frente al edificio 12 militar, del reparto Ra­jayoga, en que al primer sismo las puertas se abrieron solidariamente para moradores de edificios cercanos.

stgo-gran familia formada solidariamenteSilveria (sentado a la derecha) asegura que lo mejor ha sido la gran familia formada solidariamente.

“La gente bajó alarmada de los edificios —re­memora el coronel (r) Orestes Silveria Díaz, camagüeyano devenido en santiaguero desde 1980—, y como la situación se prolongaba fue lindo ver a grupos de niños, incluidos pequeños de meses en coches con sus padres, acomodarse disciplinadamente en la sala, en el portal o la terraza del fondo.

“Esta es la casa de mi hijo, especialista del Servicio Integral de Urgencia Médica, y su construcción pasó íntegramente por mis manos, de ahí que puedo dar fe de su resistencia por el cumplimiento de las normas, y bajo esa responsabilidad seguimos acogiendo a nuestros vecinos en los días subsiguientes.

stgo-Cruz Roja están activadosSegún precisó Sergio Peña los grupos comunitarios de la Cruz Roja están activados.

“Muchos nos han dejado aquí los bolsos y maletines listos para cualquier contingencia, los colchones y demás medios en que se acomodan, traen coladas de café, ingredientes para caldosas y juegos de mesa para liberar tensiones, pero lo mejor es ver como en momentos en que peligra la vida se integra una gran familia”.

En esa elocuente disciplina y la calma asumida en tan complejas circunstancias, mucho han valorado los santiagueros la labor de los medios de comunicación, sobre la información precisa en cada temblor de tierra perceptible, y la divulgación de las medidas de protección de la Defensa Civil, a asumir con verdadero realismo. Hoy casi todos conocen los principales terremotos ocurridos en el país, sus efectos y los datos que muestran la necesidad de prepararse para un evento de mayor envergadura.

Apenas una mención acerca de la conducta a adoptar, y tanto Leonor Trompeta Rodríguez como Marcia Milán Ruiz invitan a pasar a la sala, donde detrás de la puerta están preparados los bolsos con abrigos, pomos con agua hervida, medicamentos, alimentos ligeros, sus respectivos carné de identidad y otros menesteres.

“Vivimos aquí frente a la Ciudad Escolar 26 de Julio —dijo Leonor—, y aunque algunos digan que las casas de madera resisten más, sabemos que en el polígono del antiguo Cuartel Mon­cada estamos más seguros, y en él hemos permanecido con la familia en estas noches y ma­drugadas de tanta tensión”.

Sin dudas se trata de la confianza lograda en la población, que ha seguido desempeñando sus tareas laborales y la vida habitual, sin descuidar el riesgo latente, como puede verse en muchos que mantienen con sus hijos la alegría de los parques, o el bullicio al paso por En­ra­madas, cuyas instalaciones funcionan plenamente.

A pesar de las tardes y noches en que ha refrescado la temperatura en la tierra caliente, y lo lejano en que residen algunas de ellas, Tania González Carrión, Yulia Barrera Cala, Arelis Garbey, y demás trabajadoras de la cremería Las Novedades, han mantenido abiertas sus puertas en la más popular arteria santiaguera.

“Los clientes acuden normalmente —asegura Tania—, y de nuestra parte no vamos a afectar su esparcimiento en esta situación, pues como ha dicho el primer secretario del Partido en la provincia, Lázaro Expósito, para nosotros, como la salud, las comunicaciones, y demás servicios en general, se impone hacerlo con calidad y cariño superior”.

Sin subestimación alguna del peligro, ante tal prueba de la naturaleza así muestran los santiagueros su estirpe. “Se trata —apuntó el doctor Bladimir Moreno—, de aprender a convivir con estos fenómenos, de adquirir una cultura, de estar preparados, y confiar en las múltiples posibilidades de salir victoriosos frente a un sismo de gran intensidad”. 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

feed-image RSS