rusia comercioFoto: Ismael Batista

Rusia es un socio tradicional y confiable de Cuba, y el fortalecimiento de las relaciones bilaterales en todas las esferas es un hecho, subrayó ayer Ricardo Cabrisas Ruiz, vicepresidente del Consejo de Ministros, durante el acto de inauguración del Día de ese país, como parte de la Segunda Con­vención y Exposición Internacio­nal CubaIndustria 2016, que sesiona des­de el pasado lunes en La Habana.

 

Las perspectivas de negocios son claras y positivas, y ambos países estamos enfrascados en poner en el punto más alto los vínculos económicos, de manera que estos alcancen la magnitud de los lazos políticos, destacó. Los proyectos de cooperación entre ambas naciones —agre­gó— se enmarcan dentro del plan de desarrollo económico y social cubano; no solo en su visión estratégica hasta el 2030, sino también en el plan quinquenal 2016- 2021.

 

Salvador Pardo Cruz, titular del Ministerio de Industrias (Mindus), reiteró igualmente la participación de Rusia en negocios de alto impacto relacionados con la esfera energética, el transporte (automotor, ferroviario y aéreo), y el avituallamiento de talleres para llevar a cabo en ellos procesos de mantenimiento.

 

En ese sentido, explicó que representantes de ambas partes firmaron recientemente una hoja de ruta que prevé el impulso de varios proyectos, 18 de los cuales serán evaluados durante la próxima sesión de la comisión intergubernamental Cuba-Rusia, que tendrá lugar en octubre.

 

Asimismo, Gregory Kalamanov, viceministro ruso de Industria y Comercio, explicó el interés de explorar nuevas líneas de mercado, por ejemplo, en cuanto al suministro de productos destinados al turismo. Consideramos que debemos encontrar más puntos en común para el crecimiento de nuestras colaboraciones, y esperamos hallarlos en un futuro cercano, apuntó.

 

Entre las 16 empresas presentes en la feria expositiva destaca Kamaz, líder en la fabricación de camiones, algunos de los cuales circulan por la Isla desde hace más de 30 años.

 

Durante la jornada fue celebrado, también, un foro empresarial bilateral, con el propósito de continuar estimulando las colaboraciones en los años siguientes sobre bases mutuamente ventajosas.

 

Mi país tiene mucho que aprender de Cuba, fundamentalmente en el campo biotecnológico, señaló Tatiana Mashkova, vicepresidenta del Conse­jo Empresarial Rusia-Cuba. Añadió que, por ello, la organización que representa se encuentra trabajando seriamente en el lanzamiento de productos cubanos como el Heber­prot P en el país europeo.

 

Además —dijo— hemos creado una estructura que permitirá ayudar a las empresas rusas a adaptarse al mercado de la Isla, y a trabajar exitosamente en este.

 

Por otra parte, Alexei Ivanov, representante de la corporación estatal rusa Rostech, destacó que esa empresa mantiene relaciones con Cuba en el marco de las colaboraciones técnico-militares y en la esfera civil.

 

Además —dijo— hemos sostenido conversaciones con el Grupo de las Industrias Bio­tecnológica y Farmacéu­ticas (BioCubaFarma), para establecer colaboración médica en dos direcciones fundamentales: las vacunas (principalmente contra el cáncer) y la fabricación de equipamiento médico.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

feed-image RSS