lina camineraLina

El camino: Esta no es mi historia. Yo soy sencillamente los casi cinco kilómetros pedregosos de sube y baja entre El Aguacate (donde están el museo de la primera Comandancia del Segundo Frente y el centro de pioneros exploradores) y Chafarinas de Monte Ruz.

La historia es ella: Lina Claro Leyva, jefa de la brigada de peonas camineras Mariana Grajales de esta ruta desde hace ocho años, de aquí, de El Aguacate, donde vive, en el Consejo Popular de La Escondida, del municipio guantanamero de El Salvador.

Lina: Un orgullo para mí fue que se escogiera nuestra brigada, precisamente por ser de mujeres trabajadoras, camineras, para que una de nosotras participara como invitada en el reciente X Congreso de la Federación de Mujeres Cubanas (FMC), y mucho más ser la seleccionada por mis compañeras de la brigada para representarlas

El camino: Yo soy el vial que ellas –porque son seis mujeres las que Lina dirige- reparan y mantienen a pura mano, como trabajadoras de la Empresa Municipal Agropecuaria en estas comunidades del Plan Turquino para el desarrollo integral de las montañas. La brigada existe hace más de 15 años.

Déjenme decirles que no soy nada fácil. Para empezar, por mí apenas transitan el camión de tracción triple de Comercio una vez al mes, los tractores con sus carretas cargadas durante la zafra de café, algún que otro motorizado que esté apto, por necesidad eventualmente, y caballos, burros, mulos y las personas a pie más sistemáticamente.

camino el aguacateEl camino.

Lina: Aunque mi lugar y fecha de nacimiento aparecen como de Guantánamo y 28 de marzo de 1970, soy de El Sopo, perteneciente al municipio holguinero de Sagua de Tánamo. Tengo tres hijos: Anisia, de 33 años, Keinier, de 29, y Keider, de 19, todos encaminados en la vida. Vivo aquí con mi esposo, Bienvenido Pérez Sánchez, de 53, hace casi 30.años.

El camino: Mi mayor extensión y altura la nombran por aquí Loma de los Llorones; supongan por qué, lo saben quienes tienen que subirla a pie de regreso de Chafarinas. Mi paisaje es lindo, de puro monte alto de frutales y maderables, donde hay reuniones de tocororos, al fondo el río Sagua y al menos seis pasos de arroyos manando entre lomas… Claro, primero está la población, la bodega, la escuela primaria para cuatro niños...

Hablo de mí sin olvidarme de la gente de Lina: las hermanas Odalis y Mayra Hernández Hernández, de 56 y 53 años, respectivamente, Yamilé Fuentes, de 40, y la locuaz Virgen, de 31, ambas hijas de la primera de las veteranas hermanas, todas residentes en Chafarinas, y Vilmari Vizcaya Jústiz, 40, en el Aguacate.

Lina: Mis cinco compañeras de la brigada son muy esforzadas, todas nacidas y criadas en la zona, algunas con más tiempo y experiencia que yo en el trabajo, y que cumplen también las tareas de la vida de la mujer campesina en estas montañas.

El camino: Lina les ha enseñado su responsabilidad, laboriosidad y compromiso para chapear, rellenar hoyos con piedras, guano, gajos y otras materias del entorno para evitar que la lluvia los socave, abrir cunetas, podar, acarrear piedras y otros obstáculos de la vía, limpiar los pasos de las corrientes, como el arroyo Blanco…

camineras mujeresLas camineras de la brigada de El Aguacate-Chafarinas de Monte

Lina: Antes de ser caminera fui ama de casa, pero siempre activa como federada y cederista, desde los 14 años. Como dice mi biografía revolucionaria, actualmente soy la organizadora de la delegación directa de la FMC del Aguacate, cargo que cumplo con responsabilidad. Representé a la organización femenina por muchos años ante el Consejo de Escuela, he participado en eventos de mujeres creadoras, he recibido estimulación moral de mi querida Federación por participar activamente en las tareas e integro la Brigada de Producción y Defensa de mi zona.

El camino: A pico, pala, barreta, azadón, machete, sirviéndose de sus manos, sacos y un vagón, consagran ellas sus esfuerzos arreglándome lo mejor que pueden para que yo, como vial, sea transitable… Con razón estas camineras han logrado ser reconocidas la mejor brigada durante varios años.

Lina: Soy federada destacada desde el 2015, participo desde el 2006 en los eventos de mujeres creadoras, y gané un reconocimiento de la Agricultura por la labor realizada en el 2018. Como vivo en una zona cafetalera, participo en movilizaciones para la recogida del grano y otros trabajos voluntarios, como limpieza de cafetales, reforestación, llenado de bolsas de nailon para el vivero y siembra de café. Coopero en la movilización de las federadas y familias de la zona del Aguacate para su participación activa en elecciones, rendiciones de cuenta del delegado del Poder Popular y otras tareas de mi barrio.

Lina, la brigada y el camino: Cuando vengan por aquí por El Aguacate no dejen de preguntar por nosotros, por Lina, por las demás camineras, por el camino. Sabrán que seguimos aquí haciendo juntas la historia.

camino el aguacate2El camino y el paisaje hacia Chafarinas.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

feed-image RSS