CamineraCuatro kilómetros de camino entre Palizada Arriba y Marco Sánchez es trayecto que repara día tras día Martha La O Faure, la única “caminera” que hay en el municipio de El Salvador. Cuando comencé a entrevistarla lo primero que me aclaró fue: “una mujer es capaz de hacer cualquier cosa sin importar la dificultad de la tarea, incluso mejor que muchos hombres, solo tiene que proponérselo y no tener miedo al trabajo, ni siquiera al más fuerte, somos capaces de superar esas pruebas”.

Es esa mujer de espíritu fuerte, guerrera hasta la médula, Martha La O Faure, la única “caminera” (arregladora manual de caminos serranos) que hay en la comunidad de Palizada, perteneciente al municipio de El Salvador, en la provincia de Guantánamo.

Miembro de la brigada milenaria Tania la Guerrillera (cafetalera), de este territorio, Martha, por más de diez años realiza la labor de mantener transitable la vía de cuatro kilómetros, que se extiende desde Palizada Arriba hasta Marco Sánchez, por donde los campesinos trasladan el grano a la despulpadora, y otras mercancías para Acopio.

“Cuando empecé este trabajo haciendo primero las vacaciones y los francos de un compañero no tenía idea de cómo ejecutarlo, miraba atentamente como otros trabajaban y rápido le cogí la vuelta, y ya después me nombraron fija en la brigada y no hay quien me diga que no puedo ser caminera”.

“Nadie me ha criticado por el trabajo que realizo, se asombran de ver a una mujer arreglando caminos. Muchos me dicen - no todos los hombres hacen lo que usted-. Están acostumbrados a ver féminas manejando, o cortando caña; pero camineras, es muy difícil, tristemente.”

Con 56 años sus más fieles compañeros de trabajo, a parte de los tres hombres que integran la brigada, son el pico, la pala y un buen machete, y con ellos realiza su labor: chapear, rellenar baches, hacer desagües en tiempos de lluvia, botar escombros que obstruyan la carretera...

“Hay tiempos cuando se deben podar los árboles que puedan cerrar el camino, y es cuando me tengo que encaramar en cualquier mata y picar los gajos, o cargar sacos de piedras para rellenar algún bache, pero lo hago a gusto, pues por esta ruta también pasan niños que van a la escuela y a la sala de video de esta zona”.

A Lola –como también le llaman- no la vence cansancio alguno, cuando llega a casa, luego del trabajo, no hay cama que valga. Según relata, enseguida se pone a cocinar, barrer, coge el azadón y chapea el patio, o como en muchas ocasiones, se pone a recoger café.

También a cargo de su madre de 79 años, reconoce la ayuda que siempre le brindan sus tres hijos y su esposo, a pesar de estar enfermo. “Si tienen que recoger café conmigo, lo hacen, incluso una de mis hijas me ha ayudado a arreglar caminos. Parece que la estirpe de gente luchadora está en la sangre.”

La rutina de levantarse todos los días a las cinco de la madrugada, colar un buen café, dar de comer a sus animales y salir para el trabajo a las seis de la mañana con su machete en la cintura y pico y pala al hombro, Martha no la quiere perder.

“Mira que me han propuesto cambiar de trabajo, para algo más cómodo, pero mientras tenga fuerzas y no cierren el camino, seguiré haciéndolo, me gusta lo que hago. Eso sí, quisiera que otras mujeres se sumaran a esta labor, se necesitan más camineros”.

Desde lejos se reconoce a Lola, esa que siempre llega a casa cuando termina su jornada laboral cargada de leña para la cocina, la misma que mientras trabaja siempre está cantando sus temas preferidos de Cándido Fabré y de Angelito y Su Banda para animar a todos.

Es esa sencilla, pero abnegada y luchadora fémina, la “caminera” de Palizada.

Comentarios   

+1 #1 Mimisma 09-04-2018 19:48
Como ella misma dice, Una mujer es capaz de hace cualquier tarea si se lo propone", es un trabajo duro pero ahí esta esta Mariana de estos tiempos,mujeres como ella son las que llevan adelante este país.
Citar
0 #2 osvaldo 10-04-2018 03:45
Posiblemente en el municipio de El Salvador guantanamo, en esa region y en el Realengo 18 sea el unico lugar del mundo donde exista esa profesion, como decia mi papa, "Le sumba el Mango" q en pleno siglo 21, con todas las maquinaria que hay, tenga que usar a un ser umano, para que con un pico y una pala arreglen un camino. verguenza debia de darles. Bendecida sea senora por esa fuerza y voluntad.
Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar