medico solidaridad mexicoStable Vinent: “Recibimos del pueblo y las autoridades mexicanas disímiles muestras de agradecimiento por la esmerada atención médica a miles de ciudadanos”.

El doctor Sócrates Stable Vinent, ortopédico y traumatólogo, es de los cuatro guantanameros integrantes del Contingente internacional de médicos especializados en el enfrentamiento a desastres y graves epidemias Henry Reeve, que brindó ayuda solidaria a los damnificados por el terremoto que afectó al sureño estado de Oaxaca, México, el pasado 7 de septiembre.

 

La brigada, que del 29 de septiembre al 16 de noviembre prestó servicios a los aztecas, la integraron 40 especialistas de la Salud: cirujanos, ginecobstetras, psiquiatras, neurocirujanos, médicos generales integrales, imageneólogos, laboratoristas clínicos, sociólogos, enfermeros e higienistas- epidemiólogos.

 

“Llegamos en horas de la noche al Istmo de Tehuantepec, una de las regiones más pobres de ese país -rememora Stable Vinent-. Allí, el sismo dejó un centenar de fallecidos. Ubicamos el hospital de campaña en el centro polideportivo Che-Nita, para asistir a la población más afectada en esa zona.

 

“Asumimos el trabajo de los hospitales de Ixtepec y Juchitán, colapsados por el movimiento telúrico de 8,2 grados en la escala de Richter y las réplicas diarias que nunca cesaron. En las zonas de desastre se apreciaba mucha destrucción en casas, escuelas y edificaciones de las comunidades donde familias enteras lo perdieron todo.

 

“Apenas acondicionadas las tiendas de campaña, brindamos las primeras consultas de Ginecología, Ultrasonido y Traumatología. El primer impacto: niño lesionado severamente en una de sus manos, a quien operamos en el hospital militar de la zona que facilitó el quirófano. A partir de ahí, el trabajo fue muy intenso, prácticamente las 24 horas. Durante los 45 días de estancia superamos las 13 mil consultas, 152 intervenciones quirúrgicas, incluidas cesáreas, dos mil procederes de enfermería y mil 500 ultrasonidos diagnósticos.

 

“Como promedio, atendimos diariamente 450 pacientes oriundos de los poblados de Ixtepec, Ixaltepec, Espinal, Salina Cruz, Chiapas, el Distrito Federal de Oaxaca, San Blas y Ciudad México, quienes buscaban ayuda motivados por el prestigio de la Medicina cubana en el mundo”, recalcó.

 

Experiencia inolvidable

 

El joven traumatólogo, procedente del Hospital pediátrico Pedro Agustín Pérez, de 2014 a 2017 cumplió misión internacionalista en Haití, pero la experiencia mexicana fue para él realmente impresionante.

 

 

“Atendí personas con artrosis en rodilla y columna, asimetría de miembros, escoliosis, deformidades podálicas y angulares, en niños y adultos. También examiné casos de luxaciones, contusiones, fracturas y esguinces en pacientes que no pudieron atenderse inmediatamente después del tremendo sismo.

 

“La atención médica en ese país es muy costosa. Para muchos mexicanos fue impactante recibir tratamientos de salud de alta calidad y medicamentos totalmente gratuitos, pues la inmensa mayoría no tiene otra opción que acudir a los llamados “hueseros” o componedores de huesos, personal no calificado que cobra bien caro por esos servicios”, refiere.

 

¡Gracias Fidel!

 

“Hablar de Cuba en México es obligatoriamente platicar sobre el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, fallecido hace un año, y Raúl . En los contactos con la población siempre afloraron bendiciones y gracias a la Revolución Cubana y su Líder histórico, quien el 17 de septiembre de 2005 creó la Brigada Henry Reeve que tantos servicios ha prestado la Humanidad.

 

“Estoy orgulloso de pertenecer a la Brigada, en ella he crecido como médico y ser humano”, concluyó el joven facultativo, quien junto a los Licenciados Rubén Moulin Laborde (enfermero), Jorge Luis Calzado Prevost (laboratorio) y Román Ariocha Fernández Salcedo (Imagenología), mereció el reconocimiento de la autoridad municipal de Ciudad Ixtepec por la loable atención a los damnificados en suelo mexicano.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar