cachalotes costas guantanamoImagen del cadáver del cachalote que recaló en Uvero, obsérvese el color blanco por la pérdida de la piel y el afloramiento de la densa capa de grasa.

El pasado martes 29 de mayo, los restos de dos cachalotes (Physeter macrocephalus) que recalaron muertos en la sureña localidad costera de Uvero, cercana al perímetro fronterizo con la ilegítima base naval norteamericana de Guantánamo, fueron avistados por oficiales de la Unidad de Tropas Guardafronteras del Ministerio del Interior (Minint), operativa en esa zona.

El hecho, localizado al Este de Boquerón, poblado perteneciente al municipio de Caimanera, fue informado ese propio día a la delegación provincial del Ministerio de Ciencia Tecnología y Medio Ambiente (Citma), donde se creó un equipo multidisciplinario para iniciar de inmediato las pesquisas in situ.

Con el objetivo de examinar los restos de los dos animales y evaluar rápidamente la situación, el miércoles 30 de mayo se personaron en el lugar de los hechos Jesús Martín Pérez, delegado territorial del Citma, y Gerardo Begué Quiala, subdirector técnico de la Unidad provincial de Servicios Ambientales (UPSA) Alejandro de Humboldt.

Los resultados de las investigaciones fueron recogidos en un Informe Técnico facilitado a Venceremos, el cual indica que en una pequeña playa de Uvero fue hallado el cadáver completo de un cachalote, en avanzado estado de descomposición, ubicado de forma paralela a la línea de costa, posición que revela que el animal fue acomodado por la corriente marina.

De la punta del hocico hasta la cola, el Physeter macrocephalus midió 13.7 metros de longitud y, por el volumen corporal, su peso se estimó entre las 32 y 35 toneladas. El 99 por ciento de su piel color gris-oscura se había extinguido, y solo lo cubría una densa capa de grasa. Tampoco existían estructuras como las aletas caudal, dorsal, ni las pectorales, por lo que no se pudo determinar su sexo.

A cinco metros del cuerpo se encontraron los restos óseos de otro animal de la misma especie, entre ellos dos mandíbulas inferiores con una longitud total de 2.9 metros de largo y 0.45 en el ancho de la base, tejido protector en pleno desprendimiento, y las camadas de dientes cónicos con un tamaño promedio de 12.7 centímetros de largo.

Por el estado de conservación de la osamenta y cero desgastes en los dientes, se determinó que era un animal muy grande y joven. Se logró extraer dos piezas de la mandíbula, con pesos promedios de 200 gramos.

 

cachalotes costas guantanamo2Mandíbulas inferiores de otro animal de la misma especie que recaló en el lugar.

Las indagaciones sobre la presencia de ambos cachalotes en el lugar indican la existencia de dos posibilidades: la primera es que ambos cetáceos murieron en alta mar y la corriente marina los recaló allí, y la segunda es que encallaron o vararon y la fuerte corriente logró arrastrarlos hacia la costa.

Los oficiales de la Unidad de Tropas Guardafronteras, ubicada a unos seis kilómetros del lugar, confirmaron que cuando hicieron el avistamiento el primero de los animales ya estaba sin vida en esa posición.

En ese tramo costero, sitio natural de recalo influido por la corriente marina, se encontró significativa cantidad de diferentes tipos de desechos, dispersados por la marea sobre una extensa área de manigua y uveral.

El minucioso informe técnico subrayó que “por las evidencias concretas de un probable varamiento, la aparición fue un recalo de animal muerto, de cuyo deceso tampoco se tuvieron probables evidencias, ya que el mismo estaba en un estado avanzado de descomposición”.

Teniendo en cuenta el volumen, elevado peso y putrefacción, además de lo remoto e inhóspito del lugar, el equipo de investigación determinó que al no existir interferencia con población humana cercana, que ambos cetáceos se descompongan a cielo abierto, para que sus restos sean consumidos por animales carroñeros del medio acuático y el terrestre, respectivamente.

De la misma forma recomendaron que, por su importancia para ciencia, la historia natural y la educación ambiental, los restos de ambos cachalotes sean monitoreados de forma sistemática, con vistas a rescatar las osamentas y trasladarlas hacia una de las dependencias del Citma.

En Cuba es normal el avistamiento de los cachalotes y se reportan hasta la actualidad más de 15 recalos y varamientos, así como avistamientos reportados formalmente, pues nuestro país es un archipiélago y cada año se reportan varios incidentes con diversas especies.

La ciencia reveló algunos resultados de tales conductas, pero otros aun no se conocen y están bajo estudio, de ahí la importancia que tiene la información oportuna y la rápida actuación de las autoridades competentes en el incidente para no perder pruebas y evidencias, con el propósito de establecer con mayor precisión causas y efectos.

Los cachalotes, según la literatura científica, tienen poblaciones residentes en nuestras áreas marinas y están contempladas entre las especies en peligro de extinción. Ostentan el record en buceo en apnea, ya que pueden descender hasta los dos mil 800 metros de profundidad por 90 minutos de inmersión, y allí se alimentan del calamar gigante, su dieta preferida.

Son las ballenas odontocetis (con dientes) más grandes del mundo, pueden alcanzar un tamaño de hasta 20 metros de longitud y pesar entre las 57 y 62 toneladas.

El orden Cetácea, al que pertenece el Physeter macrocephalus, agrupa a unas 84 especies de ballenas, delfines y cachalotes, con individuos que alcanzan desde 1.50 hasta los 30 metros de longitud, como es el caso de la ballena azul (Balaenoptera musculus), el animal más grande del planeta en la Era actual.

 

cachalotes costas guantanamo3Dientes pertenecientes a los fragmentos del segundo animal.

Comentarios   

+1 #1 Maricel 08-06-2018 15:21
Hay que investigar porque entran y no pueden salir estos grandes animales, creo que ahí esta el problema mayor.
Citar
+1 #2 RR 08-06-2018 15:50
Uff! :cry: :sigh: ... pudiera eso significar una señal de alerta en materia medioambiental? Hasta donde es "normal" lo acontecido?
Citar
+2 #3 Yuris 09-06-2018 09:44
Es un medidor a no descuidar, recuerdo que hace no más de 4 años, hubo una gran mortalidad de peces de varias especies enla Bahía de Guantánamo, en todo el litoral de Caimanera, por lo que esta zona debería ser un punto de mira tanto del CITMA como investigadores del instituto nacional de aguas y mares
Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

feed-image RSS